La literatura italiana se vende bien en la Feria, aunque menos de lo esperado

En algunas casetas han notado claramente el desembarco de la treintena de autores italianos

González Feria del Libro (González Feria del Libro)

cultura

| 03.06.2012 - 21:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Italia es el país invitado este año en la Feria del Libro de Madrid y no hay duda de que la literatura italiana es una de las grandes protagonistas de esta edición. Se venden obras de "clásicos" como Italo Calvino, Claudio Magris o Umberto Eco, y también muchas otras de autores menos consagrados.

En algunas casetas han notado claramente el desembarco de la treintena de autores italianos que participan en la feria, muchos de los cuales publican estos días algún libro nuevo, como sucede con Dacia Maraini, Erri de Luca, Gianrico Carofiglio, Michela Murgia, Fabio Volo, Edoardo Nesi o Niccolo Ammaniti.

Según ha podido constatar Efe, hay librerías que están vendiendo de forma moderada y en algunas otras apenas tienen demanda.

A quien le va muy bien, como no podía ser menos, es a la "Casa de Italia", representante en la feria del Instituto Italiano de Cultura. "Estamos vendiendo mucho", le dice a Efe Annalisa Tantini, responsable de esta caseta, en la que hay una amplia oferta de autores de ese país traducidos al español.

El gran Antonio Tabucchi recibió un homenaje el pasado fin de semana, y eso repercutió en que los lectores pidieran más libros de este autor, recientemente fallecido en Lisboa.

También se han vendido "de forma increíble" los libros de Italo Calvino y Umberto Eco, y no han faltado lectores que pidieran los de Italo Svevo, Leonardo Sciascia, Andrea Camilleri o Curzio Malaparte.

Dacia Maraini, Maurizio de Giovanni y Michella Murgia, tres de los escritores que han participado en este gran encuentro cultural que es la Feria del Libro de Madrid, son otros de los que han encontrado un buen número de compradores, al igual que Roberto Calasso, que cerrará las actividades de la feria, señaló Tantini.

Erri de Luca, que presentará mañana su libro "Los peces no cierran los ojos", es otro de los éxitos de "Casa de Italia".

En la Librería italiana, en la que todo lo que se ofrece está en el idioma de Dante, su dueño, Carlos del Hierro, le dice a Efe que han vendido "más que otros años, pero no demasiado", a pesar de que la presencia de italianos se ha incrementado estos días en el Retiro con motivo de la feria.

Del Hierro se queja de que no ha encontrado "colaboración por parte del Instituto Italiano de Cultura" y solo han tenido un escritor firmando en la caseta, Piero Badaloni, con "Una memoria squilibrata", una obra sobre los niños desaparecidos en el franquismo.

Según este librero, a muchos italianos les ha resultado "chocante" que la Casa de Italia "venda libros traducidos al español".

"A nivel de ventas, vamos como casi todos los años; no hemos notado un cambio especial, y eso, con la crisis que hay, es positivo", comenta Del Hierro, que estos días ha vendido obras de Erri de Luca, Dacia Maraini, Ammaniti, Eco y Calvino, entre otros.

Lola Larumbe, alma de la librería Rafael Alberti, afirma que el hecho de que Italia sea país invitado "se nota tibiamente", aunque las reseñas y los actos que ha habido "tienen cierta resonancia".

"Pero no ha habido una gran presencia. Creo que en este campo se puede trabajar más", dice esta librera.

En su caseta está funcionado "muy bien" el libro "Una postal de 1939", de Marcella Olschki, y Larumbe cree que también encontrará muchos compradores "Tú y yo", de Ammaniti. "Se va a convertir en un best seller", augura.

En la librería Pasajes sí están vendiendo más literatura italiana, según le indica a Efe Rosario de Pablo. Y les piden "un poco de todo", desde Fabio Volo, Erri de Luca, Margaret Mazzantini o Federico Moccia hasta Calvino, Magris, Dino Buzzati o Alessandro Barico.

La librería Lé no ha notado "una demanda especial", indica Rodrigo Rivero, su responsable. "Nuestro público es heterogéneo y pregunta más por otros autores".

Antonio Méndez, otro de los libreros clásicos de Madrid, apenas ha notado demanda de autores italianos. Sí ha vendido bien el citado libro de Erri de Luca, porque es un autor que él recomienda siempre.-