La cantante Ana Moura trae a España un fado "más rítmico y alegre" que nunca

Ana Moura

cultura

| 12.06.2016 - 19:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Sin dejar a un lado el sonido del fado que la caracteriza, la cantante portuguesa Ana Moura trae a España su nuevo disco, "Moura", un trabajo "más rítmico" y "más alegre" en el que "juega" con instrumentos como la guitarra eléctrica o los teclados con los que se "atreve" por primera vez.

Moura, que en este su sexto álbum también ha utilizado samples y la guitarra eléctrica, dará un concierto el 24 de junio con motivo del Festival de Fado de Madrid para el que ya ha vendido todas las entradas y en él interpretará, ayudada de instrumentos como una batería, sus nuevos temas, según ha contado la cantante a Efe en una entrevista.

La artista, que juega con un look moderno y una natural timidez, encabeza una generación de fadistas a la que también pertenecen los treintañeros Carminho, Kátia Guerreiro y Ricardo Ribeiro.

El disco, de catorce canciones, no tiene ningún tema compuesto por la propia Moura, quien considera que es "muy interesante" oír músicas y letras de otros artistas e interpretarlas después.

"Cada versión y adaptación de una pieza tiene un alma diferente y trasmite unas emociones distintas", detalla.

Pedro da Silva Martins, un músico con un tono "irónico" que le encanta a la portuguesa; Márcia Santos, una cantautora que aporta una "visión de la realidad desde lo femenino" que Moura "disfruta", o el angoleño Kalaf Epalanga, fundador de la banda Buraka Som Sistema, son algunos de los que han aportado sus creaciones a este disco.

La artista, que quería transmitir que ella necesita continuamente "metamorfosearse", se ha ayudado de la carátula de su nuevo disco, en la que aparece una mariposa, y de la atmósfera de canciones como "Moura" o "Moura Encantada", que hablan sobre ella y sobre las leyendas del norte de Portugal, para contarlo.

En este álbum, la artista ha vuelto a trabajar con el productor Larry Klein, quien, se interesa por "todo tipo de música" y sabe escuchar "siempre" su opinión.

"Producir con Larry es muy fácil. Está siempre dispuesto a tenerme en cuenta y eso hace que yo sienta mis discos aún más míos", añade Moura sobre este productor canadiense, que cuenta en su haber con cuatro premios Grammy.

"Moura" (Universal) sucede a "Desfado", que obtuvo cinco discos de "platino" y vendió más de 300.000 ejemplares, una circunstancia que no hace que sienta "presionada", ya que cree que su último trabajo ha influido de manera "positiva" en este nuevo.

"No dejé de trabajar en 'Desfado' para crear este disco. Ese positivismo por el éxito que estaba teniendo me llevó a elegir estas canciones más rítmicas y felices", comenta Moura.

La artista cuenta cómo en el siglo XIX, el fado, ese "vuelo" en torno al "destino" y que se universalizó gracias a Amalia Rodrigues en el XX, era más alegre pero que poco a poco fue evolucionando hacia un sonido más "triste" y que ella en este nuevo trabajo ha intentado recoger aquella "alegría" con la que nació.

"Vida na Mao" (2003), "Aconteceu" (2005), "Para Além da Saudade" (2007), "Leva-me aos fados" (2009) y "Desfado" (2012) son sus anteriores trabajos de estudio de la artista, que está de gira por Europa, dedicada "de lleno" a su último CD.

La intérprete revela que si tuviera que indagar en otro estilo musical lo que le gustaría probar es el soul o la música electrónica porque, dice, "le gustan mucho".