La Berlinale da su Oro a Hungría y reparte platas entre Kaurismäki y Chile

La Berlinale da su Oro a Hungría y reparte platas entre Kaurismäki y Chile

cultura

| 18.02.2017 - 21:30 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Berlinale dio hoy el Oso de Oro a una muy original historia de amor húngara, "Teströl és lélekröl" (On Body and Soul), mientras que reservó la Plata al mejor director para el finlandés Aki Kaurismäki y otra más, al mejor guión, para "Una mujer fantástica", del chileno Sebastián Lelio.

El jurado internacional dio, asimismo, otra plata, la del Gran Premio Especial, a la poderosa historia de una indómita mujer africana, "Felicité", dirigida por el franco-senegalés Alain Gomis.

Los osos de plata a la mejores interpretaciones fueron para el alemán Georg Friedrich, por su papel de padre atribulado en busca de comunicación con un adolescente en "Helle Nächte" ("Bright Nights"), y para la actriz coreana Kim Minhee por "Bamui Haebyun-Eoseo Honja" ("On the Beach at Night Alone").

La decisión a favor del actor alemán fue una sorpresa, puesto que la película, dirigida por Thomas Arslan, no estuvo entre las mejor acogidas del festival.

En lo que respecta a su colega coreana, se puede interpretar, indirectamente, como un reconocimiento a su director, Hong Sangsoo, quien junto con Kaurismäki acudía a la Berlinale como gran favorito a ganar alguno de los grandes premios.

Lelio, quien regresaba al festival berlinés apuntalado en el éxito logrado en 2013 con "Gloria" -Oso de Plata a su actriz, Paulina García-, se fue de nuevo con galardón, para esta valiente producción chileno-española-alemana alrededor del rechazo social y humillaciones que sufre una mujer transgénero.

La película del director chileno obtuvo, asimismo, el premio Teddy a la mejor película de contenido LGBT, así como una mención especial de los premios ecuménicos, ambos otorgados por jurados independientes.

El jurado oficial de la edición 67 de la Berlinale estaba presidido por el director y guionista holandés Paul Verhoeven y contaba entre sus miembros con el actor y realizador mexicano Diego Luna.

Completaron el equipo la actriz alemana Julia Jentsch, su colega estadounidense Maggie Gyllenhaal, el artista islandés Olafur Eliasson, el director chino Wang Quan'an y la productora tunecina Dora Bouchoucha Fourati.

Un total de 18 películas competían por los Osos de la Berlinale, que de acuerdo a su conocida vocación de festival comprometido mostró filmes con mensajes políticos y sociales, con ejes temáticos como el drama de los refugiados, como el de Kaurismäki, y la apuesta por la diversidad sexual, en el de Lelio.

Contó con presencias estelares en su alfombra roja, como Richard Gere, Catherine Deveune, Robert Pattinson y Hugh Jackmann, aunque principalmente al frente de películas fuera de concurso.

A lo largo de diez días, la Berlinale exhibió unos 400 filmes, en sus distintas secciones, y se pusieron a la venta para el público general unas 330.000 entradas, haciendo gala de su condición de festival popular.

Como colofón se celebrará mañana el llamado Día del Espectador, una jornada exclusivamente dedicada al ciudadano, en que se proyecta una selección de su abultado programa.