Juanjo Oliva y Juan Duyos iluminan la pasarela madrileña

cultura

| 20.02.2013 - 19:16 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Mercedes-Benz FashionWeek Madrid atraviesa el ecuador de su calendario con los maravillosos vestidos de Juanjo Oliva y los patrones de baile de Juan Duyos, dos diseñadores que han iluminado la pasarela con un recital de prendas con las que han dado una lección de buen hacer costurero.

También han dado hoy una lección de costura el vanguardista David Delfín, que ha subido a la pasarela una nívea colección bajo el título "Missing", marcada por el exquisito patrón; y Amaya Arzuaga, que ha llevado a la máxima expresión su reconocible experimentación geométrica.

Juanjo Oliva ha conseguido seducir al público de la tercera jornada de la 57 edición de la Mercedes-Benz FashionWeek Madrid con una colección que ha sido una auténtica oda al vestido de largo.

El diseñador cree que es importante que esta prenda abandone las ocasiones especiales y "pueda utilizarse en casa y en la calle". Se trata de dar una vuelta de tuerca a la moda, que no se vea como un simple escaparate.

"La moda hay que vivirla y ponérsela y por eso hay que ayudar al público a desearla y comprarla", ha explicado Oliva. Así, el diseñador ha trabajado tejidos más fáciles para sus vestidos, de tal forma que puedan meterse en una maleta sin que se arruguen.

En esta apuesta por una elegancia cómoda, Oliva ha alargado el bajo de los vestidos y también de los tacones. Y es que muchas de las tendencias que se han visto en la colección proceden de las necesidades y gustos de su propias clientes, quienes en la intimidad del taller le han pedido que una moda "más ponible".

Ya por la tarde, Juan Duyos ha vuelto a seducir a la pasarela madrileña con una deliciosa y particular revisión del patrón español en el que, alejado de folclorismos, ha dado una lección de diseño con la que actualiza las prendas de los cuadros de Zurbarán y las películas de Buñuel.

Acompañado por la voz flamenca de Chelo Pantoja en riguroso directo, el diseñador ha partido de sus propias "vivencias sobre la moda y sobre España" con una colección que ha conseguido arrancar una gran ovación.

A través de primorosos estilismos, acompañados en su mayoría por un sombrero cordobés modernizado con piel de castor, el desfile ha estado protagonizado por una amplia variedad de figuras, desde siluetas de baile lamidas hasta figuras más estructuradas como un mono ajustado al cuerpo y con mangas abullonadas.

Elementos tan tradicionales como la capa española ha estado presente en un vestido, aunque "llevada al límite, al minimal", ha explicado el diseñador, que también ha subido a la pasarela vestidos de medio cuerpo y remarcados por un finísimo velo.

Otra de las lecciones de costura de la jornada ha sido la de la geometría de los diseños que Amaya Arzuaga y su segunda línea AA, en la que han destacado abrigos, minivestidos y prendas en neopreno.

Tejidos que la diseñadora burgalesa ha cortado en la mayor parte de sus propuestas al vivo y que, según ha explicado, es complicado trabajar. La colección es bicolor, con el negro como base, como es habitual en sus diseños de invierno, acompañado de rojo, verde, beis, gris y camel, inspirados en las geometrías y colores de la obra del escultor y pintor abstracto Ellsworth Kelly.

A lo largo del desfile se han visto cinturas despegadas, cuellos altos, hombros caídos y mangas murciélago, así como vestidos saco, faldas voluminosas para la noche y minichaquetas de capa.

David Delfin ha escogido el blanco este año para iluminar su colección para el próximo otoño-invierno, en la que ha hecho gala de nuevo de la prenda superpuesta, su marchamo creativo, en minifaldas con volantes para ellas y chaquetas sastre para ellos.

"Missing" es el título de esta colección, con la que el diseñador ha querido hacer un homenaje a su perrita Alicia, que murió mientras preparaba las prendas que se han visto hoy y con las que ha querido diseñar "piezas surrealistas y llenas de fantasía".

Toda las prendas han sido blancas, el color del pelo de su mascota, mientras que el negro, símbolo del luto, lo ha reservado para cerrar el desfile con un modelo que ha lucido Bimba Bosé, adornado con la tradicional mantilla española.

Los más madrugadores han sido los diseñadores Ion Fiz y Sara Coleman con su desfile compartido. El primero ha arrancado con una colección abstracta en la que no ha tenido en cuenta épocas ni estilos; la segunda ha preferido vestir a la mujer con prendas eclécticas y cómodas.

Por su parte, el veterano Modesto Lomba ha subido a la pasarela una colección sofisticada y elegante, en la que ha jugado con las prendas y los colores, con un patrón formado por figuras de papel como el molinillo, como si la costura fuera un arte propio de papiroflexia.

Como guinda colorida y cierre final a esta tercera jornada de la cita madrileña con la moda, la veterana Agatha Ruiz de la Prada ha mostrado los "grandes éxitos" de toda su carrera y ha recuperado diseños como los vestidos de aro, el traje pelota, el de flor o el arco iris, eso sí, en terciopelo y con la incorporación de colores pastel, nuevos en su repertorio.