"It", el payaso diabólico de Stephen King, llega a la cartelera

cultura

| 07.09.2017 - 11:56 h

REDACCIÓN/EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Convertirse en uno de los libros de más éxito en la carrera de un escritor tan prolífico tiene su mérito. IT, de Stephen King, se publicó hace más de 30 años y, sin embargo, todavía no había dado el salto a la pantalla grande. Mañana se estrena la muy esperada versión fílmica de este clásico del horror juvenil. Nosotros hemos hablado con los autores de la película.

Pocas semanas después del estreno de "La Torre Oscura", otra icónica obra de Stephen King llega a la cartelera, "It", el payaso diabólico dirigido por Andy Muschietti.

Tras sorprender en 2013 con su ópera prima, "Mama", el argentino Andy Muschietti vuelve a Hollywood con una de las obras más célebres del rey del suspense Stephen King, "It", el payaso que comenzó a aterrar a los niños -y no tan niños- en 1986, después lo hizo en los 90 con una miniserie y, ahora, lo hará en la gran pantalla.

El pueblo de Derry, en Maine, se sume en la conmoción en los años 80 con las extrañas desapariciones de niños, hasta que un grupo de chavales, conocido como "El club de los perdedores", decide investigar el misterio. Las pesquisas les llevarán a su peor pesadilla: un macabro payaso llamado Pennywise (Bill Skarsgard).

Muschietti dijo que lo más temible del malvado Pennywise es "cómo disfruta de jugar con sus presas antes de matarlas". "Es una entidad que disfruta del juego previo a matar. Eso es lo más terrorífico probablemente del personaje. En mi adaptación, lo ves disfrutando mucho del 'preasesinato', lo cual es tremendo porque las víctimas son niños", explicó el cineasta en una conversación telefónica con Efe al destacar el sadismo que caracteriza a Pennywise.

"It" se estrena con un reparto sin apenas caras conocidas y en el que destaca Bill Skarsgard en la piel del temible payaso. "Llevo la historia de 'It' en el corazón desde que la leí con catorce años. Me impactó muchísimo", comentó Muschietti. "Me dejó una marca muy profunda así que mi intención al abordar este proyecto fue recuperar esa experiencia emocional que tuve cuando leí el libro por primera vez y transformarla y traducirla en una película que me gustaría ver como adulto", añadió.

"It", que en los años 90 tuvo una popular adaptación televisiva, recurre en esta ocasión a una cierta nostalgia ochentera, muy de moda tras la serie "Stranger Things", gracias al preciso trabajo de los niños que componen una pandilla veraniega ideal: desde el torpe al valiente pasando por la niña que provoca más de un suspiro romántico entre los chicos.

Pero en "It" hay, por encima de todo, grandes raciones de terror, por lo que no faltan los trasteros en los que no hay ninguna sorpresa agradable, las temerarias excursiones por siniestras catacumbas, y un villano, Pennywise, que se alimenta de la peor imaginación y de los miedos de los chiquillos.

"Está loco y es impredecible. Básicamente, necesita matar para sobrevivir", argumentó el cineasta. Muschietti subrayó además que, en la elección de Skarsgard como Pennywise, le interesó mucho el balance "muy extraño" que alcanzó este actor con el personaje. "El equilibrio entre un aspecto infantil, inocente y muy puro, ya que él (Skarsgard) tiene rasgos muy infantiles; y, por otro lado, la habilidad de transformar, con un solo gesto, toda esa belleza en algo terrorífico", describió.

Más allá de los sustos para hacer saltar al espectador de su asiento, "It" encierra una reflexión sobre los traumas infantiles: esos miedos perennes e intensos que tardan años en superarse, si es que alguna vez se dejan atrás. "Hay adultos que todavía tienen fobias que se quedan para siempre. A mí me pasa con las cucarachas y los fantasmas. Son dos terrores infantiles que todavía los llevo adentro. Por suerte, sólo he visto cucarachas", bromeó.

Por último, Muschietti contó que Stephen King, más allá de aprobar una de las primeras versiones del guion, se mantuvo al margen de la producción de la película para no interferir en el proceso creativo.