Imanol Arias y Hugo Silva, dos ejecutivos en apuros en "Despido procedente"

cultura

| 27.06.2017 - 14:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Imanol Arias y Hugo Silva son dos ejecutivos en apuros en "Despido procedente", una comedia de Lucas Figueroa donde el humor es "una vía natural de escape ante una realidad muy negra", según ha explicado hoy a Efe su director y guionista, autor del cortometraje más premiado de la historia.

Figueroa ha presentado hoy su segundo largometraje en Madrid, acompañado de Arias, Silva y Darío Grandinetti, el tercer vértice actoral de esta comedia que saca punta a los conflictos del entorno laboral a partir de una idea simple: cómo un error aparentemente nimio puede tener consecuencias desastrosas.

"Cada día tomamos decisiones que generan consecuencias (...), y si fuéramos más conscientes de ello viviríamos más desde la responsabilidad y menos desde el victimismo", señala Figueroa, nacido en Buenos Aires en 1978 pero afincado en Madrid desde hace más de dos décadas.

Sus padres, gallego y almeriense, emigraron a Argentina en la posguerra española, así que el director de "Viral" (2013) puede presumir de haber conocido la crisis a uno y otro lado del Atlántico. "Me hice un máster en crisis", bromea.

Tanto a Imanol Arias como a Grandinetti los conoció en una ceremonia de los Premios Platino del cine iberoamericano y les envió el guion a ambos. El actor de "Cuéntame" da vida a Javier, un ejecutivo español que es enviado a Buenos Aires en un momento en que está a punto de lograr un ascenso.

Pero las cosas se le complican con la aparición de Rubén (Grandinetti), un desconocido al que en un despiste por la calle le da una dirección equivocada, con consecuencias impredecibles.

"Javier es un buen tipo, pero aspira a un bonus y a un chalet, y es un hombre atrapado en una cadena perpetua", explica Imanol Arias, que recuerda que los ejecutivos de las multinacionales son gente "muy eficaz y competitiva" pero que también están expuestos al despido inmediato si no consiguen unos objetivos.

Arias subraya que "Despido procedente" es "una película divertida que se bebe como un gin tonic", aunque también da pie a reflexiones sobre los ciclos económicos y como éstos atrapan a los ciudadanos siempre en las mismas dinámicas.

Para Hugo Silva la principal reflexión es la "poca empatía" que hay en esas altas esferas empresariales. "No se considera un valor sino una debilidad, y me gusta mucho cómo se cuenta eso a través del humor en esta película", señala.

Su personaje es Sam, un ejecutivo seductor y canalla, profesor de tango en sus ratos libres y dispuesto a hacerle la cama a quien haga falta. "Es un tipo que pertenece al consejo de la empresa, pero que es bastante infantil, y ese es el peligro, alguien tan niñato moviéndose en esas esferas donde se toman decisiones que afectan al bienestar de mucha gente", apunta.

Darío Grandinetti considera que la película no rompe lanzas a favor ni en contra de nada, aunque sí presenta un mundo regido por un sistema donde "el tener gana al ser, y por lo general prima el mantenimiento del statu quo".

Aunque la trama en el filme transcurre en Buenos Aires, casi todo el rodaje se llevó a cabo en Madrid. "Despido procedente" ha sido producida por Mr Monkey, del propio Figueroa, con el apoyo de TVE y se estrenará en cines españoles el próximo viernes.

Está previsto que se estrene también en Argentina en torno a septiembre.