Harrison Ford: "Gracias a Han Solo he tenido trabajo toda mi vida"

"Star Wars" llena la misa del domingo en una pequeña iglesia berlinesa

Star Wars

cultura

| 20.12.2015 - 17:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El estadounidense Harrison Ford, uno de los protagonistas de "Star Wars: El despertar de la fuerza", séptima entrega de la sala galáctica creada por George Lucas en 1977, confesó hoy en una entrevista que gracias a Han Solo ha tenido trabajo toda su vida.

"Nadie hubiera imaginado que 32 años después iba a volver a vestirme de Han Solo. Esta saga me ha dado oportunidades increíbles y, gracias a ese contrabandista, he tenido trabajo toda la vida", aseguró el intérprete, de 73 años.

"Ahora, después de tantos años, J.J. Abrams me ha dado la oportunidad de hacer algo que adoro", manifestó Ford, protagonista del filme más esperado del año junto a su antigua compañera de reparto, Carrie Fisher (General Leia Organa), los jóvenes John Boyega (Finn) y Daisy Ridley (Rey), y a su inseparable amigo Chewbacca.

Ataviado con un suéter de punto de color verde, una camisa blanca y unos pantalones vaqueros, Ford atendió a Efe un día después del preestreno europeo en un céntrico y lujoso hotel de la capital británica.

Tras una larga espera de 32 años -"El retorno del Jedi", la última película de la trilogía original, se estrenó en 1983-, el carismático director J.J. Abrams ("Perdidos" o "Super 8") se puso a los mandos del faraónico proyecto que inició George Lucas en 1977 con "La guerra de las galaxias", el episodio IV, posteriormente subtitulado como "Una nueva esperanza".

"Me divertí mucho durante la grabación. Esa es una de las grandes cosas de J.J. No solo es un director maravilloso, sino que es un excelente anfitrión", reconoció Ford.

"Es una persona que solo se rodea de buena gente y que sabe sacar lo mejor de cada uno. Ir a trabajar todos los días era divertido", agregó el actor, que rápidamente puntualizó que para él "es divertido ir a trabajar aunque no esté rodeado de buena gente".

En la cinta, que se desarrolla 30 años después de los sucesos acontecidos en "El retorno del Jedi", el contrabandista Han Solo, junto a su inseparable Chewbacca, se reencuentra con la princesa Leia, ahora Leia Organa (Carrie Fisher).

"Volver a rodar junto a Carrie y a Mark (Hamill) fue algo tremendamente gratificante. Tenemos una gran conexión, somos como una familia. Y en una familia quieres que las cosas se hagan bien. Representamos algo real y sustancial y estoy muy feliz de formar parte de ello", relató el intérprete.

Por su parte, Abrams, seguidor reconocido de "Star Wars", se puso a los mandos del proyecto, "el desafío más importante" de su carrera, en sus palabras, para completar la tercera trilogía de la serie.

"Ha sido un privilegio absoluto y una experiencia casi irreal poder trabajar con estos actores en este mundo tan increíble que creó George Lucas", manifestó a Efe el director.

"Ha sido el desafío más importante de mi carrera, de lejos. Todo el equipo y yo sentíamos la responsabilidad y por momentos parecía que no íbamos a encontrar respuestas, pero todos hicieron un trabajo fabuloso y finalmente lo conseguimos", añadió.

El neoyorquino Abrams, de 49 años, uno de los directores más prometedores de la escena 'hollywoodiense', buscó en esta séptima entrega "recuperar todo espíritu de las películas originales".

"Fui, y soy todavía, fan de las cintas originales, eran muy especiales para mí. Y por eso intenté captar y recuperar todo el espíritu en esta nueva entrega", sostuvo.

Para ello contó nuevamente con Ford, Fisher y Hamill, los tres protagonistas de la primera trilogía: "La guerra de las galaxias" (1977), "El imperio contraataca" (1980) y "El retorno del Jedi" (1983).

"He de reconocer que al principio trabajar con ellos era algo que me intimidaba. Pero luego piensas que son actores que quieren trabajar y hacerlo lo mejor posible. Me comporté como director, no como el fan que realmente soy", subrayó Abrams.

La cinta, contrariamente a las precuelas -"Episodio I: La amenaza fantasma" (1999), "Episodio II: El ataque de los clones" (2002) y "Episodio III: La venganza de los sith" (2005)- ha sido elogiada de forma unánime por los seguidores y la prensa.

"No puedo controlar las expectativas de cada uno. Pero esta oportunidad que tenía ante mí de contar una historia tan emocionante no podía dejarla pasar", aseguró.

"Estoy encantado de que a la gente le haya gustado la película. Siempre habrá gente que no piense así, todos tienen su opinión, y les estoy agradecido a cada uno de ellos", concluyó Abrams.

"STAR WARS" LLENA LA MISA DEL DOMINGO

Pocos domingos se había visto tan llena la pequeña iglesia protestante de Sión, en el céntrico barrio berlinés de Mitte, que hoy acogió una misa "Star Wars" con la que dos vicarios animaron a los feligreses a permanecer alejados del "lado oscuro".

Numerosos medios de comunicación se dieron cita a las puertas del templo después de que sus responsables anunciaran que dedicarían el oficio de las 10.00 horas (09.00 GMT) a la saga de "La guerra de las galaxias", animados por el tirón de la llegada de su última entrega a las salas de cine.

Varios feligreses acudieron disfrazados a la iglesia y no faltaron las espadas láser en una misa que comenzó con la mítica melodía de John Williams, interpretada esta vez, de forma excepcional, por el organista.

La iniciativa partió de dos pastores en formación, Ulrike Garve, de 29 años, y Lucas Ludewig, de 39, que, según han explicado, cuanto más comentaban la película más paralelismos encontraban entre la saga y las tradiciones cristianas.

"Queremos mostrar estas analogías a los feligreses", afirmó Garve, encargada hoy de recibir a todos aquellos que quisieron sumarse a un oficio religioso que mantuvo su tradicional solemnidad, a pesar de las referencias cinéfilas y de integrar en el sermón escenas de la saga.

Una de sus principales bazas era la escena en la que Luke Skywalker intenta ser atraído por el emperador hacia las tinieblas de la fuerza y lo rechaza con un: "Jamás. No entraré en el lado oscuro".

La frase, en opinión de estos pastores, no está muy alejada de uno de los pasajes que recoge la Biblia en la Carta a los Romanos: "No te dejes vencer por el mal, más bien derrota al mal con el bien".

La misa de hoy coincidió con el cuarto domingo de Adviento, una jornada que, según reconocía a Efe una portavoz de la iglesia, no suele ser muy multitudinaria ante al proximidad de las festividades navideñas.

La imagen esta mañana era diferente y hasta se colocaron sillas adicionales en el templo para que las alrededor de 500 personas que acudieron al oficio pudieran seguirlo cómodamente.

Los que fueron disfrazados -ya lo sabían- participaron además en un sorteo de entradas para "Star Wars: El despertar de la fuerza", la séptima entrega de la aventura galáctica creada por George Lucas que se estrenó esta semana en miles de salas de todo el mundo.

Sus fans son ejército y en Alemania, por ejemplo, se encuentra entre ellos el secretario general de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Peter Tauber, quien no dudó hoy en comparar a su jefa, Angela Merkel, con la princesa Leia.

"No es sólo una princesa, también es un general", señaló el político en una entrevista con el dominical "Bild am Sonntag".