Falcones: 'Los herederos de la tierra' y "el inicio de la castellanización de Catalunya"

Segunda parte de 'La Catedral del Mar'

cultura

| 07.09.2016 - 15:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El escritor Ildefonso Falcones recorre "el inicio de la castellanización de Catalunya" en la novela 'Los Herederos de la Tierra' (Grijalbo/Rosa dels Vents), una historia atravesada por el Comprmiso de Caspe, que supuso la entrada de la dinastía Trastámara a la Corona de Aragón de la mano de Fernando de Antequera al ser nombrado sucesor de Martín I 'El Humano'.

La novela, que salió a la venta el 31 de agosto, arranca tres años después de 'La Catedral del Mar', en 1387, cuando el joven huérfano Hugo, protegido del personaje Arnau Estanyol, deberá enfrentarse a los Puig, en una historia de "lucha por la supervivencia", ha resumido la editora de Grijalbo, Ana Liarás, en rueda de prensa este miércoles.

Falcones ha remarcado que la novela versa sobre Barcelona y Catalunya, y que precisamente relata este inicio de la castellanización de Catalunya: "No sé si para bien o para mal, cada cuál decida".

"Entonces empezó a dejarse de hablar en catalán porque la corte estaba más bien compuesta por personajes castellanos porque Fernando de Antequera empezó a traer a su corte y las quejas de los catalanes eran constantes", ha dicho.

El escritor ha opinado que si bien el Conde de Urgell era el sucesor natural de Martín 'El Humano', "se le impidió reinar", y ha apuntado que la situación de los payeses de remensa se agravó cuando empezó a gobernar la Casa Trastámara.

UNA HISTORIA RELIGIOSA

También el cisma religioso centra la novela, de la mano del Papa Luna, el llamado 'antipapa' por el Concilio de Constanza: "Le llamaron antipapa' yo creo que sin razones ni motivos"; todo ello, influyó en las políticas sobre judíos de la época, una población que representaba un 10% de los 40.000 habitantes de la ciudad.

Falcones ha considerado que la expulsión de los judíos fue en cierto modo una solución porque lo más duro para ellos fueron los dos siglos anteriores de ataques a las juderías y conversiones obligadas: "Barcelona se anticipó bastante a esa expulsión", ha dicho.

El autor, que acumula más de nueve millones de ejemplares vendidos de sus obras, ha esgrimido que después de pasar literariamente por ciudades como Granada y Córdoba volver a Barcelona era obvio, ha dicho el autor, que considera que la ciudad tiene "atractivos y misterios como tienen muy pocas ciudades", además de una historia maravillosa.

Sobre el nuevo personaje y selección como protagonista, Hugo, Falcones ha dicho que si hubiera elegido al heredero natural de Arnau Estanyol, Bernat Estanyol, esta novela hubiera parecido una segunda entrega de 'La Catedral del Mar', mientras que Hugo le ha permitido "tocar una nueva parte de Barcelona", como es el barrio del Raval, con emblemas como el Hospital de la Santa Creu y numerosos conventos.

Hugo, que trabaja en las Atarazanas acaba dedicándose al mundo del vino, una profesión que eligió tanto para satisfacer su pasión por la uva como por necesidades dramáticas: la movilidad geográfica de los comerciantes de vino permiten a Hugo viajar entre Barcelona, Valencia y Zaragoza y conocer su realidad política.

Con una tirada inicial de 400.000 ejemplares, esta novela sigue a 'La Catedral del Mar', publicada en 2006, aunque entre medio Falcones ha mantenido entretenido a sus lectores con las historias 'La mano de Fátima' y 'La Reina descalza'.

Sobre la adapatación de 'La Catedral del Mar' -proyecto en el que trabajan Atresmedia, TV3 y Netflix--, Falcones ha confesado sentir "curiosidad y expectativa", ha asumido que los recursos televisivos son totalmente diferentes a los literarios, por lo que la guionización debe quedar en manos de los guionistas mientras se ciñan al espíritu de la novela.