Evita baila en los Teatros del Canal

Llega a España el espectáculo "La Duarte", basado en el mito argentino

El montaje estará 10 días en la capital, del 6 al 16 de octubre

La bailarina Eleonora Cassano se despide de los escenarios con esta obra

cultura

| 05.10.2011 - 14:54 h

Daniel Maateos

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Tras pasearse por el centro de Madrid, Evita se subirá a partir de mañana a uno de los escenarios de Los Teatros del Canal, la Sala Roja. Y lo hará de la mano de la bailarina Eleonora Cassano, que se mete en la piel de "La Duarte". Es un montaje de danza teatro de la coreógrafa Silvia Vladimivsky, en colaboración con la Fundación Julio Bocca.

Con este espectáculo dice adiós a las tablas la estrella de la danza argentina, que fue pareja de baile durante más de 15 años de Julio Bocca. Su despedida de los escenarios en la capital tendrá lugar del 6 al 16 de octubre. "La Duarte" representa una mirada especial sobre la vida de una mujer, Eva Duarte, cuya vida arrancó en el barrio argentino de Los Toldos y finalizó en la cúspide del poder.

Pasa por alto el rigor histórico, político y cronológico, para detenerse en la personalidad de un ser que cambió la vida de los argentinos y su visión de cara al poder establecido.La música original ha sido compuesta por el compositor y pianista Sergio Vainikoff, la escenografía es de Lucía Trevisacce y Carlos Bustamante, y el fabuloso vestuario corre a cargo de Mónica Mendoza. Los trajes de Eleonora Cassano son de la diseñadora Elsa Serrano, recreados sobre los originales de la época.

En La Duarte, Vladimivsky rescata a una ‘Eva mujer’ con sus pasiones, sus conflictos, sus amores, sus odios, sus resentimientos y, sobre todo, su objetivo de vida. Una mujer que pudiéndose quedar en la comodidad de su lujoso vestuario y joyas prefirió cambiarlos por un traje sastre para darle, a través de su tesón, una identidad al pueblo que, hasta ese momento, se hallaba sometido por una clase alta poderosa e ignorado por una clase media indiferente.