En busca de la verdadera Mona Lisa

cultura

| 30.04.2011 - 14:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Investigadores italianos comenzaron a buscar los restos de una mujer que habría servido de modelo para la Mona Lisa de Leonardo da Vinci, con esperanza de desentrañar un misterio que persigue desde hace más de cinco siglos a los historiadores del arte.

Un grupo de expertos equipados con un dispositivo de radar especial llegaron esta semana a un dilapidado convento de Florencia donde creen que está enterrado el cuerpo de la mujer que modeló para da Vinci en el siglo XVI.

Según historiadores del arte italianos, la verdadera Mona Lisa era Lisa Gherardini, esposa de un rico comerciante de seda florentino llamado Franceso del Giocondo que habría encargado el retrato, aunque no hay pruebas definitivas.

Los investigadores dicen que si logran encuentran el cráneo de la mujer, podrán reconstruir su rostro y compararlo con la pintura.

La verdadera identidad de la Mona Lisa y su enigmática sonrisa han intrigado a los amantes del arte de todo el mundo.

Según el Museo del Louvre de París, donde está expuesta la pintura, el retrato probablemente fue pintado en Florencia entre 1503 y 1506 para celebrar la compra de la casa de Gherardini y su esposo o el nacimiento de su segundo hijo.

La clave para resolver este misterio podría estar en el convento Santa Orsola, un edificio del centro de Florencia casi reducido a ruinas.

Utilizando equipos de radar con el que pueden identificar objetos bajo tierra, los científicos están escaneando el suelo de la pequeña iglesia para localizar las áreas donde excavar en busca de los restos de Gherardini.

"Tenemos un documento que confirma el entierro de Gherardini en 1542 aquí en el convento", dijo Silvano Vicenti, director del Comité Nacional para la Promoción de la Herencia Histórica y Cultural.

Los investigadores dicen que Gherardini pasó los últimos años de su vida en el convento al cuidado de sus dos hijas que eran monjas y que fue enterrada ahí.

"Para estar seguros debemos encontrar ADN en sus huesos y una vez que lo hayamos encontrado lo podremos comparar con el ADN de sus hijas enterradas en el convento de la Santissima Annunziata", dijo el profesor Francesco Mallegni, un paleoantropólogo.