El Teatro Lara acoge "desnuDANDO a los CLASICOS"

Los secretos más íntimos de Zorrilla, Dante y Shakespeare

(Archivo)

cultura

| 13.09.2012 - 14:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La compañía Simbolía Teatro de los Sentimientos presenta este domingo en el Teatro Lara de Madrid 'desnuDANDO a los CLASICOS', una propuesta en la que se muestran los secretos más íntimos de Zorrilla, Dante y Shakespeare.

Al igual que las obras anteriores de la compañía, en esta ocasión el espectador también asistirá a un espectáculo íntimo, que toma como base la debilidad y que surge de la "necesidad de comunicar y sentirnos vivos", según ha explicado este jueves su director, Santi Senso, en declaraciones a Europa Press.

No se trata de una obra al uso, sino de un encuentro que tendrá lugar en el hall del teatro, sin iluminación y sin escenografía, donde los cuerpos desnudos de los dos intérpretes protagonistas, Senso y la actriz Inés Blanco, aparecerán despojados de cualquier vestuario para "hablar del amor".

El autor del texto, José Serrano, ha explicado que en esta apuesta "no hay un hilo conductor muy férreo", sino que, el público forma parte activa de todo, es "más vivo". La obra empieza con 'Romeo y Julieta', de Shakespeare, que simboliza "el amor juvenil, la inocencia, lo salvaje".

Después, la obra continúa con don Juan y doña Inés, una perspectiva "más madura", en la que aparecen otros problemas en la relación, y termina con Hamlet y Ofelia, "la catarsis final, donde los problemas son tan grandes que ahogan a la pareja o esta sale adelante".

PUDOR, VERGÜENZA Y GENEROSIDAD

El desnudo aquí no es solo físico, sino que los actores tratarán de extraer lo duradero y lo eterno de cada una de estas obras, cuyos protagonistas, "sin saberlo, iban a permanecer para siempre". Además, tratarán de superar el pudor fruto de la censura de la época en que fueron escritas.

El espectador se enfrentará durante esta obra a diferentes sentimientos, como el pudor o la verg~enza, y durante el tiempo que duran los tres actos podrá "accionarse" en cualquier momento, porque formará parte del espacio escénico y podrá hablar, reír o levantarse cuando quiera.

"No hay una dirección marcada, sino que se desprende de los espectadores, los actores y actrices. No saber lo que va a pasar es lo que realmente seduce", ha manifestado.

En palabras de Senso, la "generosidad" es uno de los aspectos "clave" de esta obra, ya que no sale solo del actor, que es quien se entrega al espectador, sino que ese sentimiento también brota del público, en la medida en la que permita recibir.

La música completa la propuesta escénica, ya que la violonchelista Cary Rosa será la encargada de añadir sonido a esta propuesta sensorial. Las piezas que se podrán escuchar son originales para esta obra y se mueven en sentimientos dramáticos y bucólicos, según ha indicado la intérprete.