El Prado da visibilidad a Clara Peeters, una pintora barroca olvidada

La artista, que no logró reconocimiento por ser mujer, se convierte en la primera protagonista de una gran exposición en el Museo del Prado

cultura

| 24.10.2016 - 17:29 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Por primera vez, el Museo del Prado, en sus 200 años de existencia, acoge una exposición protagonizada por una mujer. Se trata de " El arte de Clara Peeters", artista clave en el desarrollo de la pintura barroca flamenca y pionera en la pintura de bodegones de la época, pero que precisamente por ser mujer, nunca logró el reconocimiento en vida. "Cuando decidimos hacer la exposición de Clara Peeters, no fue solo por una perspectiva de género, ya que fue la primera mujer que expuso en el Prado, sino por su calidad en el arte barroco". Así ha presentado este lunes Miguel Zugaza, director de la pinacoteca, la muestra que saca a la luz a esta artista olvidada.

Peeters, de la que existen muy pocos documentos pero sí los que atestiguan que nació en Amberes en 1954 y que murió en Flandes en 1658, fue una de las artistas claves en el desarrollo de la pintura barroca flamenca y pionera en la pintura de bodegones de la época. Una artista que no logró reconocimiento por ser mujer y que se convierte así en la primera protagonista de una gran exposición en el Museo del Prado.

PRECOCIDAD Y ESTILO PROPIO

Parece muy probable que desarrollase su carrera en Amberes. Sus obras más tempranas datan de 1607-1608 y en ellas se aprecia un estilo propio en una etapa de aprendizaje. Fue precoz con el pincel y el lienzo, y su momento de mayor actividad fue alrededor de 1611 y 1612, pero se desconoce si pintó después de 1621. En aquella época, como ha explicado el comisario hoy, las mujeres no podían acudir a los talleres ni podían copiar los modelos para aprender sobre la figura humana como hacían sus compañeros, coetáneos como Jean Brueghel el Viejo, Rubens, Snyder o Van Dyck.

Por ello se considera a Clara Peeters, que debió pertenecer a una familia adinerada, una pionera de la pintura de la edad moderna, especialista en pintar naturalezas muertas, un género que estaba en la vanguardia del arte de la época. Organizada con el Museo de Bellas Artes de Amberes, donde se expuso este verano, la muestra ha sido organizada en colaboración con el Gobierno de Flandes y con el patrocinio de la Fundación AXA.

LAS QUINCE MEJORES OBRAS PROCEDENTES DE VARIAS COLECCIONES

Reúne en el Museo del Prado las quince mejores obras de la pintora, procedentes de diferentes colecciones, instituciones y colecciones privadas, y estará abierta desde mañana, día 25, hasta el 19 de febrero. Se cifra en unas cuarenta las obras ejecutadas por esta pintora, y cuatro de las más importantes pertenecen al Prado.

Bodegones de las grandes mesas flamencas con aves, piezas de caza, pescados, copas maravillosas, cristales, platos de porcelana, flores, jarrones, saleros y cuchillos de plata; dulces, panes o frutas componen sus pinturas, que incluyen además una novedad, los autorretratos que la artista pintaba apenas perceptibles, reflejados en las superficies de jarras y copas. Un festín para los sentidos y unos cuadros cuyos objetos suponen también "una puerta abierta al estudio de la época y a su cultura material, del siglo XVII", en opinión del comisario de la muestra, Alejandro Vergara.

GUSTOS Y COSTUMBRES DE LAS CLASES PUDIENTES

Las obras revelan los gustos y costumbres de las clases más prósperas del comienzo de la Edad Moderna, que reproduce la artista, y muchos de los productos retratados son importados, como dulces, vinos, frutas y pescados. En sus pinturas aparecen muchos objetos que podrían asociarse a la riqueza, el buen gusto, la educación o la cultura, entre ellos los saleros y cuchillos de plata, o las copas y tazas de plata dorada, destaca también el comisario.

El hecho de incluir pescados en sus composiciones la convierte también en pionera, porque fue la primera artista en hacerlo, como lo hace en "Bodegón con pescado, vela, alcachofa, cangrejos y gambas" (1611).

Clara Peeters fue una de las pocas mujeres que se pudieron dedicar a la pintura. Sus obras llegaron muy pronto a conocidas pinacotecas y a colecciones de la casa real española, lo que indica que Peeters sí que tuvo cierta reputación en vida, aunque el tiempo fue poco a poco diluyendo su relevancia en la pintura.

La historia la olvidó. Hasta la década de 1970 no empezó a estudiarse su obra. Ahora, tras la muestra de Amberes y con esta exposición en el Prado, Alejandro Vergara cree que Peeters volverá a la actualidad, "tendrá mucha más visibilidad" y será objeto de estudios que arrojarán más datos sobre esta artista de cuya vida se sabe tan poco.