El poderío de Sevilla en Juego de Tronos

El embajador de EEUU en España, James Costos, ha presenciado el rodaje de algunas escenas (Archivo)

cultura

| 19.10.2014 - 10:06 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El rodaje de "Juego de Tronos" en el Alcázar de Sevilla atrajo hasta este palacio real a políticos españoles e incluso al embajador de EEUU en España, James Costos, que han presenciado el rodaje de algunas escenas de la quinta temporada de la serie televisiva de más éxito de la historia.

El rodaje fue visitado por un grupo de periodistas, a los que se les ha hecho prometer que no desvelarían la identidad de uno de los principales actores de la serie, presente en esta jornada en el Alcázar, para no dar a sus seguidores ninguna pista del desenlace final de la quinta temporada, que en España emitirá Canal Plus.

La escena cuyo rodaje se ha mostrado forma parte de las dos únicas secuencias filmadas en interiores del Alcázar, en el Salón de Embajadores, que reúne toda la belleza de los arcos de herradura, los fustes de mármol y las yeserías musulmanas, una arquitectura que también ha servido de escenario a superproducciones como "El Reino de los Cielos".

Según responsables de la producción, cada jornada de rodaje tiene ocho horas de las que se extraen sólo cuatro minutos válidos para el montaje definitivo, de modo que hoy se asistió durante casi una hora a una toma de poco más de un minuto.

En el Salón de Embajadores se vio como trabajaban media docena de actores y unos treinta técnicos, que grababan con tres cámaras simultáneamente, dos de ellas sobre raíles de "traveling", curiosamente entre aromas de incienso, que se quema realmente para ambientar la atmósfera de la escena.

Junto al Salón de Embajadores, cuyas puertas se han decorado con cortinajes apócrifos que también sirven para tamizar la luz, en el Patio del Príncipe y en los antiguos jardines hispano-musulmanes, unos extraños guerreros, como beduinos diseñados por Moschino, esperaban su entrada en escena con unos alfanjes que causaban respeto incluso envainados.

Los guionistas David Benioff y Dan Weiss, por primera vez en la historia de la serie más vista de televisión, han hecho declaraciones a los periodistas sobre el rodaje, que ellos siguen por sendas pantallas de vídeo, ambos recostados en sus hamacas anatómicas, a escasos metros de donde trabajan cámaras y actores.

Benioff ha mostrado su asombro por las posibilidades del Alcázar como escenario -"es el resultado del trabajo de miles de horas de artesanos de hace muchos siglos, algo imposible de reproducir de manera artificial", ha declarado-, mientras que Weiss ha asegurado haber tenido muy en cuenta la cultura mediterránea en cada detalle de esta parte del rodaje.

Solo el equipo español para el rodaje en Sevilla y Osuna está integrado por unas 200 personas, la mitad de las cuales son artesanos, carpinteros, electricistas y otros profesionales sevillanos.

Mañana concluye en Sevilla el rodaje, y ya hoy ha comenzado en la monumental ciudad de Osuna, distante unos 80 kilómetros de la capital, otra parte del rodaje, que tiene también como escenarios Croacia e Irlanda.

Esta quinta temporada de la serie será estrenada por Canal Plus en España al día siguiente de ser estrenada en Estados Unidos, en la próxima primavera.

Al rodaje asistieron, entre otros, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz; el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y varios representantes de las administraciones central, autonómica y local. Susana Díaz, el embajador Costo y Zoido pasearon por algunas de los grandes salones del Real Alcázar.