El novillero sevillano Pablo Aguado recibe el alta hospitalaria

La buena novillada que lidió la ganadería de Fuente Ymbro, la dimensión de pureza y futuro de Diego Carretero y el fuerte percance que sufrió Pablo Aguado fueron las notas más destacadas del festejo celebrado hoy en Las Ventas, primero de su temporada taurina 2017.

cultura

| 27.03.2017 - 20:01 h
REDACCIÓN

El novillero Pablo Aguado, cogido aparatosamente en el festejo de ayer en Las Ventas, ha recibido el alta en el hospital San Francisco de Asís de Madrid, una vez que el escáner que le han realizado en la cabeza esta tarde descarte ninguna lesión relevante. Así lo ha confirmado a Efe fuentes del equipo médico de la plaza de toros de Las Ventas, cuyo cirujano jefe, el doctor Máximo García Padrós, ha sido el encargado de llevar la evolución del joven sevillano desde el momento del percance.

Aguado, que ha pasado el día con leves molestias en la cabeza, sufrió una tremenda voltereta en las postrimerías de la faena de muleta al novillo que abrió plaza en la tarde de ayer en Las Ventas, de la ganadería de Fuente Ymbro.

El astado sorprendió al novillero antes de montar la espada y lo lanzó por los aire propinándole un fortísimo golpe en la cabeza, del que quedó sin conocimiento en el albero de la plaza, además de llevar taleguilla totalmente rajada.

Pronto se vio la gravedad del percance cuando, al ser trasladado a la enfermería, un reguero de sangre brotaba también por la sien derecha.

Según las mismas fuentes, Aguado entró "sin respiración" a la enfermería, "con la mandíbula totalmente desencajada", lo que hizo que fuera necesario, incluso, "sacarle la lengua para evitar que se la tragara", pero transcurridos unos minutos recobró el conocimiento para, a continuación, se trasladado a la clínica San Francisco de Asís de Madrid.

El parte médico facilitado por el equipo médico de la plaza de Las Ventas recogía lo siguiente: "traumatismo craneoencefálico con pérdida de consciencia y herida inciso contusa en región parietal izquierda de 15 centímetros, erosiones en cara y boca, de pronóstico grave".