El novelista estadounidense Richard Ford, Premio Princesa de las Letras

El premio está dotado con 50.000 euros y será entregado en octubre

Ford considera "alentador" el Premio Princesa de las Letras "por lo que pueda escribir aún"

cultura

| 15.06.2016 - 10:29 h
REDACCIÓN

El novelista estadounidense Richard Ford ha sido galardonado hoy en Oviedo con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016, al que optaban veintiuna candidaturas procedentes de dieciséis nacionalidades, entre las que figuraban su compatriota David Mamet y el autor portugués Antonio Lobo Antunes.

Ford (Jackson, Mississipi 1944) es el único escritor que ha conseguido el premio Pulitzer y el Faulkner por la misma obra, "El día de la independencia" (1995), y toma así el relevo en los Premios Princesa de Asturias para la literatura norteamericana de Philip Roth, que obtuvo el galardón en la edición de 2012.

El Premio de las Letras, que el pasado año recayó en el cubano Leonardo Padura, está dotado con 50.000 euros y la reproducción de una escultura diseñada por Joan Miró, y será entregado en octubre, al igual que los otros siete galardones de la Fundación Princesa de Asturias, durante una ceremonia presidida por los Reyes de España.

Hijo de un comerciante y de una campesina, Richard Ford empezó a trabajar como informador de deportes, una actividad que le sirvió para escribir en 1986 "El periodista deportivo", la obra que la consagró como escritor y que la revista Time eligió como una de las cinco mejores novelas del año.

En su retrato desolado de una Norteamérica rural poco conocida y marcada por el paro y el desencanto, Ford muestra a sectores marginados y pobres y, a menudo, a pequeños delincuentes como el que él mismo fue en su juventud.

Ford, nacido en Mississipi, considera "inevitable" que en su obra aparezca la huella de William Faulkner, pero reniega del tópico de heredero de Erneste Hemingway, una etiqueta que, a su juicio, se cuelga "a todo americano que escriba cuentos".

Aunque la crítica le ha situado en el denominado realismo sucio norteamericano junto a autores como Raymond Carver y Tobias Wolff, el autor de "Pecados sin cuento" (2002) siempre ha afirmado no comprender qué significa dicha clasificación que sólo consigue "limar y obviar las diferencias entre autores diferentes y entre la producción de un mismo escritor".

Ford, que ha residido en Chicago, Nueva Orleans o Nueva York y que habla el español aprendido en los años setenta durante una estancia de siete meses en México, afirmó durante una de sus visitas a España que le interesa captar el instante de la crisis "en el que se cierra el pasado y la vida se abre hacia un futuro incierto".

El Premio de las Letras, el sexto en fallarse de los ocho galardones que convoca anualmente la Fundación Princesa de Asturias, está en posesión de autores como John Banville, Antonio Muñoz Molina, Leonard Cohen, Paul Auster, Claudio Magris, Arthur Miller, Doris Lessing, Augusto Monterroso, Günter Grass, Carlos Fuentes, Camilo José Cela, Mario Vargas Llosa o Juan Rulfo.

En la presente edición de los Premios Princesa han sido distinguidos ya la actriz Núria Espert (Artes), el fotoperiodista estadounidense James Nachtwey (Comunicación y Humanidades), la historiadora británica Mary Beard (Ciencias Sociales), el biofísico estadounidense Hugh Herr (Investigación) y el triatleta Javier Gómez Noya (Deportes).

ADELANTARSE AL NOBEL

El ex secretario de Estado de Cultura Luis Alberto de Cuenca, miembro del jurado Premio concedido hoy a Richard Ford, ha afirmado que "es muy posible que obtenga el Nobel y es bueno que nos hayamos adelantado".

Tras hacerse público el fallo, ha destacado que el retrato que hace Ford de la sociedad americana, tal y como refleja el acta, "es de una fiabilidad casi etnológica".

Para la catedrática de Literatura Española Rosa Navarro, una de las principales defensoras dentro del jurado de la candidatura del autor de "El periodista deportivo", Ford es "un creador de atmósferas" capaz de perfilar "personajes desolados dentro de una épica cotidiana".

A su juicio, el retrato que realiza de los problemas "de todo el mundo" convierte su narrativa en universal como lo demuestra su última obra, "Francamente Frank" (2014), en la que muestra la vejez y la decadencia de su "alter ego" Frank Bascombe "siempre con humor e ironía" con un trasfondo ambientado en el huracán Katrina.

Para el poeta, profesor de Literatura Española y director de la revista Clarín, José Luis García Martín, el autor norteamericano construye "un mundo autónomo y propio" a partir de la imaginación "que no de la fantasía" con lo que su obra es equiparable, en el ámbito literario, "al mejor periodismo". "Para entender la sociedad americana de hoy hay que leerlo", ha subrayado García Martín.

FORD CONSIDERA "ALENTADOR" EL PREMIO

El novelista estadounidense Richard Ford, galardonado hoy con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016, señaló a Efe que el premio "es alentador" no solo por lo que ya ha escrito, "también por lo que pueda escribir aún", y constituye una prueba de que no es "perezoso e inútil". "Es personalmente alentador no solo por lo que ya he escrito si no por lo que aún pueda escribir. Significa que mi editor no ha perdido su precioso tiempo apoyándome durante todos estos años", afirmó Ford, de 72 años, en unas declaraciones desde Nueva Orleans (EE.UU.).

El autor de "Canadá" (2014) señaló que comenzar una carrera de escritor comporta una "sensación de necesidad de evidencia de que no eres perezoso e inútil", y los premios ayudan a ofrecer esta prueba. "Significa además que la escritura y los escritores -no específicamente la mía y yo, si no todos los escritores- pueden sentirse motivados porque nuestros esfuerzos han sido reconocidos", subrayó.

"Escribir novelas no es un deporte competitivo; somos más parecidos y operamos bajo instintos similares de lo que nos diferenciamos y separamos. Somos colegas", agregó Ford, nacido en Jackson (Misisipi) en 1944.

Afirmó, asimismo, que actualmente está leyendo "unas novelas cortas de Miguel de Cervantes" y recordó el "fuerte impacto" que le produjo cuando era "un joven escritor la lectura de Miguel Unamuno".