El Museo del Ejército quiere estar al nivel del Museo de la Guerra de Londres

Museo del Ejército

cultura

| 23.02.2014 - Actualizado: 21:22 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El nuevo director del Museo del Ejército, el general Juan Valentín-Gamazo, quiere situarlo al nivel que tienen en el ámbito internacional el Museo Imperial de la Guerra de Londres o Los Inválidos de París, para que "quien venga a España piense -dice- que tiene que venir a Toledo" a visitarlo.

En una entrevista tres semanas después de tomar posesión de su cargo, Valentín-Gamazo explica los objetivos que se ha marcado para este Museo ubicado en el Alcázar de Toledo desde julio de 2010 y que ha recibido más de un millón de visitas desde entonces.

Madrileño de 59 años, con vínculos familiares en Manzanares y en Ruidera, en la provincia de Ciudad Real, el general Valentín-Gamazo dice que su "aspiración máxima" es situar el Museo en el ámbito de los grandes museos internacionales relacionados con los ejércitos.

Así, cita el Museo Imperial de la Guerra de Londres, el Museo de la Armada en Los Inválidos de París o el Museo de Historia Militar de Viena, entre otros.

"Que quien venga a España piense que tiene que venir a Toledo para ver el Museo del Ejército, que es una maravilla. Este es el objetivo", ha resaltado.

Para conseguirlo apuesta por una buena difusión del Museo, contando con las redes sociales, y quiere fomentar las relaciones con otros museos europeos similares.

El director del Alcázar está satisfecho con el aumento de visitas que registra el Museo y dice que han empezado a plantearse tener que organizar turnos de horarios para las entradas en determinadas exposiciones si el ritmo de público crece como está sucediendo con la exposición de 'soldaditos de plomo', que en su primer domingo abierta recibió 3.200 visitas frente a las 1.900 que hay un domingo de media.

Uno de los objetivos que se ha planteado Valentín-Gamazo es incrementar el número de piezas en determinadas salas, aunque sin modificar el discurso museístico de la colección permanente.

En concreto, el año que viene se montará definitivamente la sala dedicada al ejército en su momento actual, un espacio que hasta ahora era "una sala comodín", que se utilizaba como apoyo para las temporales, y que debe reflejar lo que es el ejército ahora, desde las misiones en Afganistán hasta las de Líbano o Kosovo.

Asimismo, la sala dedicada a la historia del Alcázar se trasladará a una habitación más amplia y aumentará sus fondos de modo que "se explique la historia del Alcázar de forma más completa", ha dicho.