El francés Johnny Hallyday repasa sus más de 50 años de carrera en el Liceo

cultura

| 09.03.2016 - 14:56 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El cantante francés Johnny Hallyday ha actuado esta noche en el Gran Teatro del Liceo en la que ha sido su segunda actuación en España en su dilatada carrera, en la que ha repasado sus más de cincuenta años como profesional.

De hecho, el concierto de Hallyday en Barcelona se puede considerar su primera actuación en España, pues su anterior cita, en los años 60 en Madrid ni siquiera pudo acabar.

Puede resultar extraño que se haya prodigado tan poco en España en comparación con otros artistas franceses como Charles Aznavour, máxime teniendo en cuenta que Hallyday acumula ya una carrera de más de cincuenta años y es una de las grandes estrellas del universo musical galo, con 400 giras, 18 discos de platino, y más de 100 millones de discos vendidos de sus 46 discos de estudio grabados, 25 discos en directo y su participación en ocho películas.

Apenas un mes separa el nacimiento de Hallyday, cuyo nombre real es Jean-Philippe Léo Smet, y el del cantante de los Rolling Stones Mick Jagger, ambos de 1943, sin embargo su aspecto no puede ser más diferente: difícilmente el francés podrá mostrar la vitalidad que exhibe en directo el británico, pero continúa teniendo un público fiel.

El Liceo lucía hoy un lleno hasta la bandera, y entre las butacas abundaban seguidores de más de cincuenta años, una nutrida selección de la colonia francesa local, un club de fans que lo sigue en sus giras y algunos osados con el mismo tupé, barba y cazadora negra.

Hallyday es en Francia un dios, hasta el punto de que lo comparan con Elvis Presley y lo han bautizado como el padre del rock'n'roll francés, del twist y del 'mashed potato', pero fuera de las fronteras francesas, sobre todo en los países anglófonos, se le recuerda como "la estrella de rock más grande que nunca has oído cantar".

Con un cuarto de hora de retraso ha comenzado el concierto con fuerza con el tema "Rester vivant" y un Hallyday con ganas de agradar, quitándose el abrigo de cuero, contorneándose, aplaudiendo y saludando al público, lanzando una botella de agua a sus fans.

Tras "O Carole", un rock and roll puro y duro, el francés ha cantado "Noir c'est noir, la versión francesa del "Black is black" de Los Bravos incluido en el sencillo de su debut en 1966.

En la primera parte de la velada, ha alternado temas tranquilos como "Requiem pour un fou", uno de sus himnos, o la lírica "J'ai pleuré sur ma guitare", con canciones rockeras como "Au Café de l'Avenir", "Oh! ma jolie Sarah", "Gabrielle", "La fille de l'été dernier", o temas más poperos como "Quelque chose de Tennessee" o country como "De l'amour".

Para el ecuador de la noche, el septuagenario rockero ha dejado clásicos de la historia del rock, que tantas veces cantara su admirado Elvis como el clásico rockabilly "Mystery Train" o el "Blue Suede Shoes" de Carl Perkins, ambas cantadas en inglés.

Seguidamente, Hallyday ha atacado canciones rockeras con arreglos más modernos como "L'envie", "Fils de personne", una versión francesa de la canción pacifista de los Creedence Clearwater Revival, "Mon coeur qui bat" o "Higher", una concesión a su coro de voces negras y a los instrumentos de viento.

La parte final de la noche ha sido para "Ma gueule"; "L'Idole des jeunes"; "Que je t'aime", uno de sus himnos generacionales; la rockera "Allumer le feu"; la balada "Seul", uno de sus últimos trabajos, y, sobre todo, "Le pénitencier", una canción emblemática en la carrera de Johnny Hallyday, grabada en 1964, adaptación francesa del tema del folk norteamericano "The House of the Rising Sun", que popularizaran The Animals.

En agradecimiento a un público poco liceísta, que ha ocupado, de pie, la parte más cercana al escenario y parte del pasillo central, Hallyday ha regalado en los bises "Victime de l'amour", "La musique que j'aime" y "Te manquer".

Si Barcelona acogió a los tres tenores de la ópera (Carreras, Domingo y Pavarotti) en 1997, no faltará quien proponga una versión rockera de los tres tenores europeos rockeros licenciados en los años 60, en el que acompañaran a Hallyday el galés Tom Jones y el granadino Miguel Ríos.