El espectáculo 'A Marte Cabaret' arma una fiesta espacial en Madrid

cultura

| 29.03.2014 - 15:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

A Marte Cabaret es un espectáculo lleno de "amazonas sexis" y "aguerridos súperheroes" que, a partir de mañana, armará una "fiesta espacial" en la Gran Vía madrileña con números de circo, burlesque, striptease y humor, creados y dirigidos por la compañía Yllana con textos de Secun de la Rosa

"A Marte Cabaret lo tiene todo: diversión, acrobacias, humor y erotismo", ha asegurado a Efe Juan Ramos que, junto a David Ottone y Fidel Fernández, los tres de Yllana, ha creado y dirigido el proyecto.

Es, afirma, una simbiosis de teatro y "show" inspirado en la ciencia ficción en la que se cuenta la historia del maestro de ceremonias más "marciano" del universo, que montará en la tierra una "fiesta espacial" con "ambiente futurista".

En esa fiesta "de erotismo y humor", que se oficiará en el Teatro Rialto, las amazonas más "sexis" y los superhéroes más "aguerridos", además de "las estrellas más famosas del universo", invitarán al público a conocer el "lugar más divertido de toda la galaxia", en el que la luz, la escenografía y el vestuario, subraya Ramos, son "espectaculares".

En A Marte Cabaret participan dos "beat boxers" israelíes, que se encargarán con los sonidos sincopados que hacen con sus gargantas de poner música sin utilizar ni un solo instrumento, un acróbata ruso y un contorsionista francés de origen africano, además de artistas nacionales "de gran calidad técnica".

Los directores se han inspirado en espectáculos internacionales que han visto en Estados Unidos, Rusia o Japón y han intentado diseñar un producto "español" que "se venda fuera".

"Estamos demasiado acostumbrados a conformarnos con productos que viene manufacturados desde el extranjero", ha subrayado.

La producción está dirigida a todo tipo de público pero el objetivo es "atraer a la gente que no suele ir al teatro", por eso, los espectadores podrán tomar una copa o cenar, es decir, "una nueva forma de ver el teatro".