El Día de las Librerías llega a su VII edición aunque muchos no lo sepan

La jornada de este viernes 11 de noviembre tiene lugar la cita anual del Día de las Librerías, que ofrece talleres, exposiciones, charlas, presentaciones, cuentacuentos y otras propuestas variadas, a las que se añade la ampliación de horarios de apertura hasta las 22.00 horas y un 5 por ciento de descuento en la compra de libros.

cultura

| 10.11.2017 - 20:48 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las librerías existen, "como Teruel", pero de nada sirve si la gente lo olvida. Lo mismo ocurre con el Día de las Librerías, que celebra hoy su VII edición para sorpresa de los compradores, que en general desconocen una efeméride cuya meta es "reivindicar" que esos establecimientos son "más que un negocio".

El Día de las Librerías ofrece un 5 % de descuento en más de 1.300 establecimientos de toda España que, además, amplían su horario hasta las 22.00 horas, aunque, según han explicado a EFE los responsables de algunas de ellas, esta jornada pasa bastante inadvertida porque, dicen, se publicita casi en exclusiva en las redes sociales.

El impulso a la compra de libros en las tiendas físicas llega en una fecha que algunos vendedores definen como "estratégica" por anticiparse a la Navidad y distanciarse de meses como septiembre u octubre, en los que muchas familias no se han recuperado aún del gasto de las vacaciones o de la "vuelta al cole".

"La gente hoy se ha ido encantada porque no se lo esperaba pero solo una persona sabía lo del descuento de antemano", señala Clara Porras, dueña de la librería madrileña Mar de letras, en la que no pierden la "ilusión" de seguir "reivindicando" en este día que "las librerías existen, como Teruel existe".

Con siete ediciones a la espalda, la asignatura pendiente del Día de las Librerías, organizada por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (Cegal), es que haya "una difusión potente", afirma Jordi Sáez, empleado de la librería Alibri de Barcelona.

"Nosotros habríamos participado este año, pero lo encontramos un poco chorrada porque, además, ese descuento y esas actividades culturales las realizamos la mayoría de las librerías durante todo el año", sentencia.

El poco arraigo no debería ensombrecer el propósito de una festividad que la librería sevillana Tagore sigue desde su primera edición porque, según su dueño, José María Gutiérrez, cualquier opción es buena para dar "un empujoncito" a las pequeñas y "sufrientes" librerías, que están "en vías de extinción".

"Lo más importante es que es un reconocimiento mutuo, de los libreros hacia los lectores y viceversa", explica Blas Traven, que trabaja en Traficantes de sueños, una pequeña librería de Madrid en la que hoy han recibido un ramo de flores de parte de un cliente habitual.

Ese gesto, asegura, evidencia que los compradores "valoran" el trabajo de las librerías, que son "mucho más que un negocio".

Lo son porque así lo creen también numerosos lectores, para quienes comprar novelas, ensayos, poemarios, cómics o cuentos en un establecimiento físico -y no en internet- es más "cercano", más "directo" e, incluso, más "productivo".

"A mí me gusta coger el libro, sentirlo con mis manos, hojearlo y percibir el olor", ha explicado Helena Norel, mientras revisa algunas novedades editoriales en la tienda que Casa del Libro -una de las cadenas de librerías más grandes de España- tiene en la Gran Vía madrileña.

En la sección de libros de FNAC y de El Corte Inglés de la capital tampoco sabían los compradores que hoy es el Día de las Librerías, pero los pocos que sí estaban enterados, como Zvonimir Leiro, creen que es importante que se afiance la efeméride para que no se pierda la figura del librero: "te aportan muchas cosas y te dan buenas sugerencias", recalca.

El estadounidense Jared Murphy ha afirmado que él solo compra libros en tiendas físicas y que, si puede, intenta ir "a las más pequeñas".

"En Estados Unidos he visto cómo cerraban muchas tiendas locales; perdieron un espacio que ganaron las grandes empresas, como Amazon. Por eso hay que divulgarlo, para que la gente vuelva a ocupar los espacios físicos", ha insistido.

Como él, otros lectores y compradores habituales han ensalzado hoy el valor de las librerías, esos espacios que también son a menudo "centros culturales", lugares "de paseo" y auténticos "imanes" para quienes disfrutan de los libros incluso antes de que les pertenezcan.