'El club de los incomprendidos': amor, amistad e intensidad adolescente

cultura

| 17.12.2014 - Actualizado: 09:05 h
REDACCIÓN
Más sobre: aurynSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Amistades inesperadas, primeros amores y toda la intensidad vital del mundo adolescente son los ingredientes de El club de los incomprendidos, la adaptación del superventas juvenil ¡Buenos días, princesa!, que llegará a los cines el día de Navidad, con Charlotte Vega, Alex Maruny o Ivana Baquero.

Dirigida por Carlos Sedes, en su debut cinematográfico tras su experiencia al frente de series de televisión como Hispania, Gran Hotel o Velvet, la película pone la diana en el público adolescente que, según cuentan sus protagonistas se sentirán identificados con los personajes y las situaciones que plantea.

El argumento, adaptado por el mismo equipo de guionistas de Promoción fantasma (2012), se centra en Valeria (Vega), una joven que se acaba de trasladar a Madrid tras la separación de sus padres y que en su nuevo instituto se ve obligada a asistir a unas reuniones con el orientador, donde conoce a otros compañeros con dificultades.

"Me gusta mucho cómo se genera la amistad en este grupo, a partir de los miedos de cada uno. Cada uno sabe demasiado del otro. Y también cómo el personaje de Valeria aún no sabe a qué grupo pertenece, pero decide disfrutar de esa búsqueda, ir probando", señala Sedes. "Son situaciones muy reconocibles", añade Vega, la actriz madrileña de 20 años que el año pasado rodó con Isabel Coixet Mi otro yo.

"Lo que pasa a veces, sobre todo con las películas juveniles americanas, es que es un mundo totalmente diferente, cómo funciona la escuela y todo. Creo que es bonito que esta película va a permitir a los chicos y chicas sentirse más identificados con lo que pasa", añade.

El tema da pie a que los "incomprendidos", con el escritor Francisco de Paula (conocido como Blue Jeans) a la cabeza, reivindiquen el género juvenil en España. "Hay muy pocas películas para adolescentes, son los grandes olvidados, y creo que habría que fomentar el cine para gente joven", señala Jorge Clemente, en la ficción el tímido Bruno.

"Y no solo en cine, también en televisión este género ha desaparecido prácticamente. El público de entre 14 a 17 años está de lado, y esta película es una oportunidad para que se sientan representados", añade Blue Jeans, especializado en la escritura para jóvenes desde su debut con "Canciones para Paula".

Durante la terapia extraescolar, que dirige en la ficción Raúl Arévalo, los propios chicos desvelan rasgos de su personalidad. Valeria es "la perdida"; Raúl (Maruny), el chulo; Elizabeth (Michelle Calvo), la fresca del instituto; y Meri (Ivana Baquero), la rarita.

La pandilla se completa con Esther (Andrea Trepat), que es la perfeccionista, y con el outsider rebelde, que es Patrick Criado ("La gran familia española"). También está Aitana Sánchez Gijón en el papel de la madre de Valeria, y Yon González, entrenador de voleibol. "Yo con 16 años era bastante parecida a Valeria, bastante tímida, aunque no tan perdida. Lo que me llevo de ella es su dulzura y su inocencia", destaca Vega de su personaje.

"Raúl es más contenido que yo, soy más extrovertido", apunta Maruny, que se queda del suyo con "la calma y el disfrute". Baquero, que ha dejado atrás a la niña de"El laberinto del fauno (2006), explica que a Meri le cuesta mucho expresarse y compartir sus sentimientos, pero tiene "un coraje y una fuerza interior" que le permitirán salir adelante.

Todos reivindican la adolescencia como el periodo más intenso y emocionante de la vida. "Lo mejor de la adolescencia es que empiezas a descubrir de qué va la vida, empiezas a hacerte preguntas. Lo peor es cuando averiguas algunas respuestas que no te gustan", según Maruny. "Para mí, lo mejor es que vives todo de forma muy intensa, es un periodo de descubrimientos. Lo peor es que se acaba", añade Vega.

Rodada en Madrid, la cinta cuenta con secuencias impactantes en las azoteas de la Gran Vía o en los túneles de la M-30, de las que su protagonista se ha llevado más de un moratón. "Cada vez que Charlotte rodaba con Patrick, acababa con algún golpe. Patrick la cogía, la agarraba, empezaba a correr y algo pasaba", cuenta Sedes, que ha potenciado mucho los ensayos previos en pareja.

La banda sonora de El club de los incomprendidos corre a cargo de la boy band Auryn.