El chelista madrileño Pablo Ferrández recibe un "Oscar" de la música clásica

Pablo Ferrández

cultura

| 01.04.2016 - 20:57 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El chelista madrileño Pablo Ferrández ha recibido hoy en San Sebastián el galardón al artista joven del año en los International Classical Music Awards (ICMA).

Veteranos, jóvenes promesas y músicos que se han hecho ya un espacio en el mundo de la clásica conforman el grupo de intérpretes que han recibido estos galardones reservados para quienes "realmente lo merecen".

El auditorio del centro Kursaal ha sido el lugar elegido para la entrega de la sexta edición de estos galardones, considerados como los "Oscar" de la clásica y que otorga un jurado de críticos musicales que representan a revistas y emisoras de referencia del sector.

La Orquesta de Euskadi y Donostia 2016 han auspiciado, en el contexto de la Capitalidad Europea de la Cultura, esta ceremonia, en la que el presidente de los ICMA, el británico Remy Franck, ha subrayado cuál es la "misión" de estos profesionales especializados: dar apoyo a aquellos músicos "excepcionales" que "realmente lo merecen".

Intérpretes que, muchas veces, no están entre los más conocidos del sector por ser ajenos a las "redes" de los "mejores y más poderosos relaciones públicas" o a los medios de comunicación generalistas, a los que la falta de especialización, según ha opinado Franck, les impide "separar el grano de la paja".

Ese argumento puede servir para explicar por qué la soprano británica Dame Felicity Lott, que el mes próximo cumplirá 69 años y a la que se reconoce el trabajo de toda una vida, haya recogido hoy el primer premio a toda una carrera, que por el momento, ha advertido, no tiene intención de abandonar.

Pablo Ferrández, premio al artista joven del año, que ha viajado con el Stradivarius "Lord Aylesford", cedido hace dos años por la Nippon Music Foundation, ha sido también distinguido junto al flautista ruso-coreano Nikolai Song, un adolescente de 13 años, premio "descubrimiento".

En la categoría de producciones de CD y DVD se han entregado quince galardones, entre ellos el que ha recogido Jordi Savall a la "mejor colección" por unas grabaciones realizadas en el Festival de Lucerna, así como los concedidos al flautista polaco Lukasz Dlugosz, como intérprete de música contemporánea, y a la flautista danesa Michala Petri y el clavecín iraní Mahan Eshahani, ambos en el apartado de música antigua.

Todos ellos se unirán a las ocho de la tarde a un concierto especial con la sinfónica vasca, que además de ejercer de anfitriona está viviendo este evento como una oportunidad para su consolidación internacional. Hoy, a las órdenes de su director titular, Jun Märkl.

El trombón sueco Christian Lindberg, premiado como artista del año, tenía previsto interpretar y dirigir "The Tale of Kundraan", una pieza que había compuesto para la ocasión como primer estreno absoluto dentro de una gala de los ICMA, pero que ante la necesidad de más ensayos, ha decidido sustituirla por el "Solo for Sliding Trombone", de John Cage.

Se sumarán a esta actuación dos relevantes pianistas, el francés David Violi, y el español Javier Perianes, el primero encargado de recoger el galardón al "logro especial" del año para Palazzetto Bru Zane, entidad dedicada a la recuperación de la música romántica gala, y el segundo, para Harmonia Mundi como discográfica del año.

Este acto, restringido al equipo de los ICMA, autoridades y medios de comunicación, ha concluido con la "foto de familia" en el escenario del Kursaal, donde ya estaba todo preparado para el concierto de los galardonados y la Orquesta de Euskadi.