El bailarín Daniel Abreu afronta "las distintas formas de amar" en 'Venere'

Nueva propuesta escénica en los Teatros del Canal

En los Teatros del Canal

cultura

| 29.11.2015 - 17:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El bailarín y coreógrafo Daniel Abreu trata de afrontar con su nuevo espectáculo, Venere, "las distintas formas de amar" basándose en lo que ha hecho él mismo por este sentimiento a través de una propuesta escénica en los Teatros del Canal.

"Trato de aunar cómo se materializa el amor a través de escenas que podrían ser muy pictóricas, y meto también algo de mitología, pero siempre de una forma muy sutil", ha contado el coreógrafo en una entrevista.

Venere debe pronunciarse "con acento en la primera E" porque viene de la palabra italiana que se usa para designar a Venus, "tanto la diosa como al planeta", y no del verbo "venerar".

Así, esta palabra simboliza, por una parte, "la idea del símbolo de la diosa, la mujer y todo lo que tiene que ver con la sensualidad y el amor", y, al mismo tiempo, la idea del planeta, "que es pura materia, pura física".

"De la misma manera que está la contradicción entre el amor y el sufrimiento, el amor y la destrucción. Amar significa estar cerca de la destrucción también", ha contado Abreu, creador, director y bailarín en el espectáculo.

Porque en Venere no sólo se aborda el amor de pareja, sino que también se exploran "los compromisos afectivos en general, como el tipo de amor que se tiene a la familia".

Y el resultado es Venere, un espectáculo que apuesta más por lo pictórico y lo emocional que por lo narrativo debido a la complejidad del tema, y que el coreógrafo siente "todavía en el horno" porque, al no estar estrenado, aún no sabe muy bien "a qué sabe".

"Una vez estrenadas las obras tiendo a la sencillez, a limpiar, porque en los estrenos siempre hay mucho miedo a que no funcione", ha explicado el bailarín.

Una "inseguridad creativa" que Abreu achaca, en parte, "a las dificultades" con las que debe lidiar en su profesión, como "la imposibilidad en España de poder usar un teatro para probar algunas cosas y presentar al público algo más acorde" con lo que él lleva en la cabeza.

"Tenemos que llegar al estreno suponiendo que las cosas funcionarán", ha agregado el Premio Nacional de Danza, que, de momento, no siente "la comodidad" para trabajar que imaginó que le brindaría este galardón.

Venere recalará en Córdoba el 16 de enero y en diferentes circuitos teatrales, como el vasco Sarea o el circuito de danza de Red Escena. "Creo que hay un interés por ver lo que se va a hacer y por confirmar fechas y hay posibilidad de que estemos presentes en muchos teatros de España", ha concluido.