El actor Tony Leblanc, fallece en Madrid a los 90 años de edad

El mundo de la comedia despide al cómico más castizo de Madrid

cultura

| 25.11.2012 - 01:36 h
REDACCIÓN

Noticias relacionadas:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

El actor y humorista Tony Leblanc, protagonista de películas como 'Los tramposos' (1959) y 'El astronauta' (1970), ha fallecido este sábado en Madrid, a los 90 años de edad. Una nutrida representación del mundo de la comedia, como José Carabias, Carlos Iglesias, Juan De Dios (Cruz y Raya) y Moncho Borrajo han dado hoy su último adiós a Tony Leblanc, el más "cachondo" de los actores, que reunió en su personalidad "todo el casticismo y la gracia de Madrid".

José Carabias, que grabó su primer filme "Historias de la televisión", junto al actor, le ha considerado un "cachondo", pero también "un maestro, un profesional y una buena persona", ha señalado.

"Firmo por llegar a los 90 años rodeado de la familia y trabajando como él", ha argumentado en referencia a su compañero de profesión, quien ante todo ha considerado "era un hombre enamorado de su profesión".

Juan de Dios, exmiembro de "Cruz y Raya" ha recordado como cuando iba a su casa a tomar café con él, Leblanc le decía que el día que falleciese, "quería que rezara en su epitafio: 'Aquí yace un cómico fin de la primera parte'".

Para Carlos Iglesias, director de "Un franco, 15 pesetas" y protagonista de "Manos a la obra", el fallecimiento de Leblanc es "una gran perdida" para el mundo de la comedia, porque "ha sido un maestro, en el que se ha dado todo el casticismo y la gracia de esta ciudad (Madrid) durante muchísimos años", al tiempo que era "el referente más claro de la comedia desde hace mucho tiempo".

El comediante Moncho Borrajo le ha calificado como "tremendamente generoso, siempre tenía halagos para los compañeros", y un actor "multiusos", ya que igual hacía de "galán espléndido, que de cómico maravilloso, y de padre de familia generosísimo".

DEL MUSEO DEL PRADO AL CINE

Ignacio Fernández Sánchez, conocido como 'Tony Leblanc', nació en Madrid el 7 de mayo de 1922 en el Museo del Prado de Madrid, donde su padre trabajaba como conserje y tenía la vivienda en el mismo edificio.

Antes de trabajar en el mundo del cine, se formó como cantante y bailarín y probó suerte como boxeador y futbolista. Sin embargo, terminó decantándose por la interpretación y, en 1944, debutó en los escenarios con la compañía teatral de la actriz Nati Mistral.

Un año después, debutó en el cine de la mano del director Antonio Román en la película 'Los últimos de Filipinas' y, a lo largo de los años cincuenta y sesenta, participó en casi 50 largometrajes, entre los que figuran 'El Tigre de Chamberí' (Pedro Luis Martínez, 1957), 'Muchachas de azul' (Pedro Lazaga, 1957) y 'Tres de la Cruz Roja' (Fernando Palacios, 1961).

Durante esta época, en la que alcanzó la fama, brilló de forma especial en la cinta 'Los Tramposos', dirigida por Pedro Lazaga y protagonizado por Leblanc, Antonio Ozores, Concha Velasco y Laura Valenzuela. El filme, que narra la historia de un par de estafadores, pasó a formar parte del imaginario popular gracias a su parodia del timo de la estampita.

En los setenta y los ochenta, siguió triunfando en el cine y la televisión, pero su carrera se truncó en 1983 debido a un accidente de tráfico. "Desde que sufrí el maldito accidente [...] he sufrido mucho, he llorado mucho y he estado tristísimo, aunque no voy hacia atrás ni para tomar impulso. Mi vida se truncó cuando estaba en la cresta de la ola", afirmó en 'El Mundo' en 1999.

Seis años antes del accidente, protagonizó uno de los 'sketches' más famosos de la historia de la televisión en el programa 'Martes fiesta', conducido por el presentador José María Íñigo. Durante el espacio, Leblanc salió al escenario con una funda de guitarra y sacó de su interior un plato, un cuchillo y una manzana. Sin mediar palabra, peló la manzana, se la comió y se marchó.

"Aquel fragmento ha quedado en la historia de la televisión [...] Yo miraba a la gente y les oía reír. La verdad es que temblaba por dentro y estaba empapado de sudor, pero supe sostener la situación hasta el final. Un corresponsal del 'Times', que estaba entre el público, me calificó de genio en su periódico", aseguró en una entrevista para la página 'web' 'kane3.es'.

LA RETIRADA Y EL REGRESO

Leblanc vivió su "peor momento personal y profesional" tras el accidente de tráfico que casi termina con su vida en 1983. Después de disfrutar de unos días de descanso en Alicante, el actor regresaba a Madrid junto a su mujer cuando un vehículo que circulaba en dirección contraria realizó un adelantamiento indebido y embistió su coche frontalmente.

"Mi vida profesional terminó hace 16 años, cuando un coche se me vino encima. Rosa María Mateo, en el telediario de aquella noche, dio la noticia de mi muerte. Aquello fue muy duro. He olvidado cosas de mis películas, pero la imagen del coche que se me vino encima no la olvidaré nunca. Ahí empezó la lucha, la impotencia y, finalmente, la conciencia de la incapacidad total que padezco. Ya no hay quien me arregle. Sin embargo, mi alma de artista sigue ahí", explicó.

En 1994, recibió el 'Goya de Honor' a toda su carrera y, contra todo pronóstico, regresó al mundo del cine en 1998. El director y guionista de 'Torrente, el brazo tonto de la ley', Santiago Segura, le ofreció un papel secundario en la cinta, que se convirtió en la película española más taquillera hasta el momento y le valió el 'Goya al Mejor Actor de Reparto'.

Catapultado por el éxito de 'Torrente', recibió diversas ofertas cinematográficas, pero debido a su delicado estado de salud, sólo pudo intervenir en las secuelas del film, 'Torrente 2, Misión en Marbella' (2001) y 'Torrente 3: El Protector' (2005) también dirigidas por Santiago Segura.

Desde 2001 a 2010, el actor desempeñó un pequeño papel en la serie de Televisión Española 'Cuéntame cómo pasó'. En este espacio, que narra las vicisitudes de una familia española durante los últimos años de la Dictadura, Tony Leblanc dio vida a 'Cervan', un quiosquero hosco y rácano que, a pesar de su carácter, se gana el cariño del barrio.

"Entrar en las casas es una de las cosas más peligrosas que hace la televisión, [...] pero también tengo que reconocer que estoy en el momento en el que soy más querido. Noto que los españoles me quieren, la gente se emociona conmigo hasta cuando voy al médico. A veces, estoy en el consultorio y se me acerca un padre con su hijo y el niño me dice: 'Tony Leblanc', y yo pienso: '¿Cómo puede conocerme este mocoso?", dijo en 'madridiario.es' en 2005.

Tras participar en la serie, volvió a la gran pantalla en el año 2011 interpretando a Gregorio, tío de José Luis Torrente, en la última secuela de Torrente: 'Torrente 4: Lethal Crisis', también dirigida por Santiago Segura.

Ese mismo año, el actor fue galardonado de nuevo al recibir la Medalla de Honor 2010 por su dilatada trayectoria profesional, otorgada por el Círculo de Escritores Cinematográficos. Leblanc no pudo estar en los actos de entrega, pero aseguró que se trataba del premio más valioso que había recibido en su vida.