Madrid será la sede de los Premios Platino en 2017

'El abrazo de la serpiente' triunfa en esta edición con 7 galardones

cultura

| 25.07.2016 - 08:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La entrega en Madrid en 2017 de los Premios Platino del Cine Iberoamericano, anunciada hoy, supondrá la "consolidación mundial" de estos galardones y dará un espaldarazo a la vocación latinoamericana de la capital de España, afirmó en una entrevista con Efe el coordinador general de la Alcaldía madrileña, Luis Cueto.

Este importante anuncio fue realizado en el transcurso de la gala de entrega de la tercera edición de estos premios, considerados los Oscar de Iberoamérica, que tiene lugar en la ciudad uruguaya de Punta del Este. Anteriormente se entregaron en Panamá (2014) y Marbella, en la provincia española de Málaga (2015).

"Son unos premios muy consolidados y en tres ediciones han pasado de cero a cien y a todos nos ha parecido que el hecho de que vayan a Madrid supone su consolidación mundial", resaltó Cueto, presente en el famoso balneario uruguayo para asistir a la actual edición de los Platino.

El representante del Ayuntamiento madrileño recordó que la capital española es una ciudad "de cine", como escenario de rodajes de múltiples escenas de diversas producciones, y explicó que, a diferencia de las anteriores sedes de estos galardones, la capital de España es, además ,"un gran epicentro de la cultura" y que "por lo tanto es el momento, para Madrid y para los Premios Platino".

"Madrid tiene muchos valores, muchos elementos que la caracterizan, pero quizás el más importante es que es una capital de de cultura", insistió el dirigente de la Alcaldía madrileña.

Al mismo tiempo, subrayó que el proyecto para la entrega de los Platino en 2017 no se limitará a la ceremonia de entrega, sino a todo un denso programa en el que estará presente también el mundo de los negocios cinematográficos y, por lo tanto, representará una oportunidad para la industria.

Cueto indicó también que la elección de Madrid "supone un espaldarazo a la vocación latinoamericana" que tiene y ejerce la capital española desde el devenir de los tiempos.

"Lo bueno es que Madrid es una ciudad que no despierta reticencias, sino todo lo contrario, en el mundo iberoamericano; Hay mucho cariño en ir a Madrid y eso es mutuo", declaró.

Así, recalcó que Madrid quiere ser"una capital latinoamericana en Europa" y que una de las maneras de poder hacerlo es el cine.

"Asociar Madrid al cine y a las estrellas de cine latinoamericanas es una apuesta ganadora", observó Cueto.

Explicó que la idea de acoger los Premios Platino surgió en una reunión ordinaria con la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (Egeda), organizadora de los galardones y presidida por Enrique Cerezo, presidente también del Atlético de Madrid.

"Nos importa que cosas que importan en el mundo, y cosas que se publican en todo el mundo, ocurran en Madrid y en contacto con Egeda para otros temas de intendencia diaria surgió la idea de por qué no Madrid (como sede de los Platino) y nos entusiasmó", comentó.

En cuanto a los posibles proyectos a desarrollar en el marco de la edición madrileña de los Premios Platino, dijo que "todavía es un poco pronto" pero que "Madrid es muy fértil para hacer cosas en los barrios, para involucrar la ciudad".

Además, manifestó que una entrega de premios de este tipo "no es sólo una fiesta" sino también "una ocasión para generar convenios, coproducciones y acuerdos de toda naturaleza".

"Sin duda el cine latinoamericano ha entrando en fase industrial, eso es muy importante porque el cine además de cultura es riqueza, es empleo, es tecnología... Eso hay que creérselo y retroalimentarlo", concluyó Cueto.

EL ABRAZO DE LA SERPIENTE, LA GRAN TRIUNFADORA

La película colombiana "El abrazo de la serpiente" (2015), de Ciro Guerra, fue la gran triunfadora de la III gala de los Premios Platino al imponerse en siete de las ocho categorías a las que aspiraba, entre ellas las de mejor filme de ficción y dirección.

El nombre de la película, que narra en blanco y negro las aventuras de dos científicos alemanes, en distintas épocas, por la Amazonía y su interacción con los pueblos indígenas, fue el que más veces sonó como ganador en el Centro de Convenciones de la ciudad uruguaya de Punta del Este, estrenado para acoger este evento.

"El abrazo de la serpiente" tan sólo dejó por recoger el premio al mejor guión, que fue para el libreto de la chilena "El club", escrito por Pablo Larraín, Guillermo Calderón y Daniel Villalobos.

El resto de estatuillas Platino a las que aspiraba las fue coleccionando de una en una, imponiéndose en las categorías de música original, para Nascuy Linares; dirección de sonido, para Carlos García y Marco Salavarría; montaje, para Etienne Boussac y Cristina Gallego; fotografía, para David Gallego y dirección de arte, para Angelina Perea.

"Comparto este premio con las comunidades amazónicas que nos abrieron su mundo", exclamó el colombiano Guerra cuando subió a recoger su premio como mejor director y compartió el premio con su país.

"Espero que sea el momento de la paz (en Colombia), por fin, y que todas las historias que han estado sepultadas por tantos años de violencia empiecen a surgir y que seamos nosotros, los cineastas, quienes las contemos", agregó.

En el apartado interpretativo, Argentina fue la gran triunfadora de la noche con los premios para Dolores Fonzi como mejor actriz por su papel en "Paulina" y para Guillermo Francella por su rol en "El clan".

Además, otro gigante de la actuación argentina, Ricardo Darín, fue ovacionado por los cerca de 2.000 espectadores presentes en la gala cuando subió al escenario a recoger el Platino de Honor por su trayectoria.

Darín, que no consiguió el doblete por su interpretación en "Truman", de Cesc Gay, por la que estaba nominado, alegó en su discurso porque el cine iberoamericano le ponga "talento, ganas, picardía y atrevimiento" para superar su falta de presupuesto frente a las superproducciones estadounidenses.

El otro de los grandes momentos de la noche lo protagonizó la premio nobel de la Paz de 1992, la guatemalteca Rigoberta Menchú, quien apareció en escena para entregar el Premio Platino de Cine y Educación en Valores a la película brasileña "Que horas ela volta?" (¿A qué hora ella vuelve?), de Anna Muylaert.

"El cine es un poderoso arte que debe inculcar el respeto, la concordia y la paz, y es por eso que hago honor a esta extraordinaria iniciativa que hace posible que se unan las aspiraciones de paz con la educación y el cine", expresó Menchú, que recibida en pie por todos los presentes en el Centro de Convenciones.

La otra gran favorita por número de nominaciones (ocho), la guatemalteca "Ixcandul", se conformó con un sólo galardón, en el de mejor ópera prima, que recibió su director, Jayro Bustamante.

España, que acudió a la cita con 18 nominaciones en diferentes categorías, se conformó únicamente con un premio, el de mejor película de animación, que recayó en "Atrapa la bandera".

Por último, el premio al mejor documental fue para la chilena "El botón de nácar", de Patricio Guzmán.