Dos sustos en la tercera de la Feria de San Isidro en las Ventas

La corrida se celebró tras acondicionar el ruedo por la lluvia caída

Toros de Montealto para Bautista, Morenito de Aranda y Manuel Más

Hoy, primera novillada con picadores

cultura

| 09.05.2016 - 17:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La cuarta de la feria de San Isidro será esta tarde la primera novillada con picadores, en la que, con utreros de la ganadería de El Parralejo, hacen el paseíllo Álvaro Lorenzo, Ginés Marín y Varea en la Plaza de toros de Las Ventas.

Eso si el tiempo no lo impide, como estuvo a punto de hacerlo ayer con la tercera de San Isidro, que se celebró tras conseguir los trabajadores de la Ventas poner a punto el ruedo tras el agua caída. La tarde trajo dos sustos, para un torero y para un picador que cayó del caballo. Se vivió el peligro, pero por fortuna nadie resultó herido.

El francés Juan Bautista cortó la primera oreja de entre los toreros de a pie de la Feria de San Isidro 2016, y eso que la tarde, marcada por la lluvia y por el poco público en los tendidos, estuvo a punto de suspenderse.

Toros de Montealto, bien presentados, aún con ciertas desigualdades de hechuras, y de juego también variado. Destacó el noble, pronto y enclasado primero; el segundo fue un manso con movilidad; apagado y sin fuerzas, el tercero; y brutos, reservones y complicados, cuarto, quinto y sexto.

Juan Bautista: estocada arriba en la suerte de recibir (oreja); y dos pinchazos y casi entera perpendicular y caída (silencio).

Jesús Martínez "Morenito de Aranda": estocada ligeramente perpendicular y atravesada, y estocada baja con derrame (gran ovación tras dos avisos); y pinchazo, otro hondo y descabello (ovación).

José Manuel Mas: estocada trasera y tres descabellos (silencio); y nueve pinchazos, media atravesada, cuatro descabellos y suena el tercer aviso (silencio tras tres avisos).

El festejo comenzó con 30 minutos de retraso para que los operarios de la plaza terminaran de acondicionar el ruedo, embarrado por las incesantes lluvias caídas durante todo el día en Madrid.

La plaza registró algo más de media entrada en tarde gris y fría.