Desvelado por fin el cuadro de la Familia Real de Antonio López

El cuadro ha tardado en realizarse 20 años

El Rey Juan Carlos: "Me veo fenómeno. Pero ahora estoy mejor, más descansado"

cultura

| 03.12.2014 - Actualizado: 19:57 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secreto mejor guardado de Patrimonio nacional se ha hecho esperar hasta el final ya que el cuadro La Familia de Juan Carlos I de Antonio López no ha sido mostrado a la prensa hasta después de la presentación de la exposición El retrato en las colecciones reales. De Juan de Flandes a Antonio López.

Hasta que no ha finalizado la rueda de prensa con el presidente de Patrimonio Nacional, José Rodríguez-Spiteri, y los comisarios de la muestra, la sala convertida en 'caja fuerte' del retrato no fue abierta. A partir de ese momento el cuadro de Antonio López se ha convertido en uno de los más fotografiados.

Rodríguez-Spiteri reconoció que en los cuatro años que lleva al frente de esta institución "nunca había habido una expectación tan grande" y consideró que con esta muestra se ha querido hacer un homenaje a Juan Carlos I y a la Reina Sofía, presentes también en dos cuadros de Hernán Cortés con los que se inicia la exposición.

Sobre la obra de Antonio López, recordó las palabras del artista al calificarla de un retrato "poderoso y de gran dignidad" y agradeció la experiencia que ha podido vivir junto al pintor en la fase final del proceso creativo de la obra.

Con unas dimensiones de 3x3,39 metros, la pintura más grande realizada por el artista, de pie y a tamaño natural Don Juan Carlos aparece centrado con Doña Sofía a su izquierda y formando un poco de curva, un jovencísimo Príncipe Felipe, hoy convertido en el Rey Felipe VI. En el otro extremo, junto a su padre, las Infantas Elena -a la que el Rey Juan Carlos abraza por el hombro- y Cristina, esta última sujetando una flor en su mano.

Por cierto que el Rey Don Juan Carlos ha dado este miércoles su aprobación a la obra del pintor Antonio López 'La Familia de Juan Carlos I' y ha comentado a la prensa: "Me veo fenómeno. Pero ahora estoy mejor, más descansado".

Tras contemplar la obra durante unos segundos en el Palacio Real de Madrid, Don Juan Carlos ha reconocido que el cuadro "ha mejorado muchísimo" desde la primera vez que lo vio, cuando no le gustó. "Hace unos años no me gustaba", ha confesado abiertamente.

Preguntado por cuáles eran los elementos de la obra que habían cambiado, ha señalado al "color, las formas". "Ahora lo ha rehecho, ha mejorado muchísimo", ha insistido.

La Reina Doña Sofía también se ha mostrado satisfecha con el resultado de la obra: "Me gusta mucho. Es precioso". Refleja "el antes y el después", ha añadido.

20 AÑOS DE TRABAJO DE UN UN PINTOR PERFECCIONISTA

El "Retrato de la Familia Real" no "corría prisa" para su autor, Antonio López, que ha invertido 20 años en finalizar su obra más esperada aunque "una más" para él, conocido por su afán perfeccionista y su atención al más nimio de los detalles.

"Es un cuadro más. El cuadro de más tamaño de Velázquez que yo conozca es el de 'Las Lanzas', y no es el que más me gusta y ya está, no pasa nada. Pienso que si he hecho 300 ó 400 obras esta es una de ellas, a lo mejor la que tiene unas características específicas más apartadas de todo lo demás, para bien o para mal", confesaba a Efe este manchego nacido en Tomelloso el 6 de enero de 1936.

Un artista a quien la presión pública no le ha llevado a acelerar el proceso de creación de un cuadro que podrá contemplarse en la exposición "El retrato en las Colecciones Reales. De Juan de Flandes a Antonio López", en el Palacio Real, y que desde el inicio de su carrera ha adoptado la tranquilidad como característica de su trabajo.

El considerado como máximo exponente del hiperrealismo español, comenzó sus estudios en un seminario pero con 13 años deja tierras manchegas para trasladarse a Madrid, donde ingresó en la Escuela de Artes y Oficios y, después, en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, donde se formó entre 1950 y 1955.

Será en esta etapa cuando, en 1951, regrese a Tomelloso como pintor formado con motivo de su primera exposición, aunque fue en 1957 cuando expuso de manera individual en el Ateneo de Madrid.

En la obra de este creador destacan "El retrato de Argenta'"(1958), cuadro que fue vendido en 1971 a un galerista francés por 70.000 pesetas y que en 1989 alcanzó la cifra de 54 millones de pesetas en una subasta de Sotheby's.

Aunque se trata de un autor de fama y reconocimiento internacional, en su trayectoria también destacan "Interior del water" (1968-1971), cuadro que fue vendido en 1989 por 113 millones de pesetas, estableciendo el récord de venta por un cuadro de un pintor español vivo.

En este sentido, en 2005 el Ministerio de Cultura adquirió su "Mujer durmiendo", por 600.000 euros, en una subasta de la casa Christie's para el Museo Reina Sofía.

Años antes, el manchego protagonizó en 1992 un "plante" a este centro y se negó a exponer su antología a modo de protesta por no estar representado el hiperrealismo en la colección permanente de la pinacoteca de arte contemporáneo de Madrid.

Aunque no se libró de las críticas, López firmó un acuerdo con el Reina Sofía para que la muestra fuera en mayo siguiente. Y así fue, en mayo de 1993 presentó aquí su gran antológica y fue visitada por 325.000 personas.

Aunque la mayoría de su obra se encuentra repartida en museos y colecciones privadas, el pintor y escultor es propietario de la que es su obra más conocida "Madrid desde Torres Blancas"(1976-1982).

Y como el tiempo no es algo que le preocupe, como demuestra el tiempo que se toma para plasmar con máximo realismo sus obras, en 2010 Madrid vio cómo empezaba un nuevo cuadro.

En esta ocasión, solo pintaba "entre las seis y las ocho de la tarde" para conseguir esa luz de verano que quería plasmar en su visión del perfil arquitectónico de la Casa de Correos y las calles Alcalá y Carrera de San Jerónimo.

En conjunto, entre pinturas, dibujos y esculturas, López cuenta con casi 500 obras, entre las que también destacan: "La alacena" (1963), "Nevera de hielo" (1966), "Emilio y Angelines" (1961-1965), "Gran Vía" (1974-1981), "Mujer en la bañera" (1971) "El campo del Moro" (1990-1994), "Nevera nueva" (1991-1994) o "Afueras de Madrid desde el cerro Almodóvar" (1990-2004).

En cuanto a su faceta personal, siempre mezclada con la artística, en 1992 el director Víctor Erice estreno "El sol del membrillo", una cinta basada en su vida en la que también participaron su esposa y sus dos hijas María (1962) y Carmen (1964).

Príncipe de Asturias de las Artes en 1985 y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, fue Premio Velázquez en 2006 y Príncipe de Viana de la Cultura en 2012.

También tiene otras distinciones como la Medalla de Oro de la ciudad de Madrid 2010 y la de la Comunidad de Madrid 1990.