CutreCon, películas tan malas que resultan buenas

cultura

| 29.01.2017 - Actualizado: 17:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El CutreCon, el Festival Internacional de Cine Cutre de Madrid cierra su sexta edición. En la capital podemos ver algunas de las peores películas del panorama cinematográfico; eso sí, el certamen mantiene su filosofía: se trata de cintas que de "tan malas, dicen, son buenas".

Acción frenética que deja en ridículo a Hollywood; combates de artes marciales en pleno corazón de Barcelona a ritmo de rumba; y hasta una versión hindú del famoso videoclip de ‘Thriller’ de Michael Jackson.

Estos han sido los ingredientes del “menú indio” que el público de CutreCon VI, el Festival Internacional de Cine Cutre de Madrid, podrá degustar a lo largo de la programación del festival, dedicada al peor cine musical.

El terror y la ciencia ficción tampoco han faltado en CUTRECON VI, con dos exponentes de “gran” categoría como son “LA ISLA DE LOS PIGMEOS SANGRIENTOS” (1985) y “EL HOMBRE EXCEDENTE INTERPLANETARIO Y LAS MUJERES AMAZONAS DEL ESPACIO EXTERIOR” (2003).

En una edición centrada en el cine musical, no podía faltar en CUTRECON la película “THE APPLE” (1980), todo un clásico de la caspa y, posiblemente, el musical más hortera y desvergonzado jamás rodado. Dirigido por Menahem Golan -máxima autoridad de la legendaria productora CANNON FILMS-, el filme supone todo un desafío para los sentidos del espectador, hasta llegar a un desenlace verdaderamente delirante.

El festival ha decidido aliarse con uno de los proyectos más originales y provocadores del año, “CINE PARA CHICAS Y MARICAS“, la iniciativa promovida por Julián Almazán (www.teenagethunder.com) y la escritora Jimina Sabadú, mediante la cual programan en pantalla grande títulos de culto, especialmente admirados entre la comunidad gay y treintañera, en sesiones muy gamberras y, decididamente, no aptas para todos los públicos.