Comienza el festival PhotoEspaña 2017

"Pistas de baile", de Teresa Margolles y Café Lehmitz, de Anders Petersen, platos fuertes de esta 20 edición

PhotoEspaña recupera el folclore y fauna americanos con tres exposiciones en Casa de América

cultura

| 30.05.2017 - 11:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

"Pistas de baile", de Teresa Margolles y Café Lehmitz, de Anders Petersen, son dos de las exposiciones seleccionadas por Alberto García-Alix para PhotoEspaña 2017, que se ha presentado este martes, junto a la muestra "Entropía y espacio", del italiano Gabriele Basilico, platos fuertes de esta 20 edición del festival de fotografía.

Entre las instantáneas de Gabriele Basílico destaca una imagen de la Gran Vía en blanco y negro que el arquitecto y fotografo italiano captó con su objetivo. Decenas de imagenes de edificios de capitales europeas se exponen desde hoy en el Museo ICO. Es una de las tres muestras de PhotoEspaña 2017 que hoy se han abierto al público. En el espacio Centro Centro de Cibeles se exponen los trabajos del sueco Anders Petersen y de la mexicana Teresa Margolles.

Casa de América se unirá desde este martes 30 de mayo al festival fotográfico PhotoEspaña con tres exposiciones que muestran una mirada diferente al folclore y la fauna americana: 'Watkins, el paisaje de Estados Unidos en la colección fotográfica de Sorolla', 'Confluencia, 10 años de Transatlántica' y 'Cuentos amazónicos'.

La primera de ellas --ya inaugurada el pasado mes de abril y que, como el resto, estará hasta el próximo 20 de julio-- incluye cerca de una treintena de fotografías con el valle de Yosemite como protagonista y realizadas por Carleton Walkins. Estas imágenes pertenecieron a la colección del pintor español Joaquín Sorolla.

En torno a 1860 el empresario estadounidense Collis Potter Huntington, que había forjado su fortuna con la venta de materiales para la minería, encargó al fotógrafo Carleton Watkins una serie de imágenes en torno al valle de Yosemite.

UN POCO DE HISTORIA

Estas fotografías llegaron a manos del presidente Abraham Lincoln, quien al comprobar la grandeza del paisaje decidió declarar Yosemite Parque Nacional. Años más tarde, el hijo de Huntington, Archer Milton Huntington, fundador de la Hispanic Society, regaló esta colección al pintor Joaquín Sorolla, con quien mantenía una relación de amistad y esperaba que el maestro valenciano pintase con ellas el paisaje americano.

La muestra incluye un total de 34 fotografías, dos de ellas tomadas por West Taber, contemporáneo de Watkins, autor del resto de las imágenes. Todas ellas son originales y están realizadas en un tamaño conocido como 'Mamut' (41x52cm), pionero en la época.

En 'Confluencias, 10 años de Transatlántica', el festival gira la vista a esta sección que "no ofrece una visión localista" del continente latinoamericano, sino que "recoge una muestra de la fotografía contemporánea" de los últimos años, según ha explicado la directora del certamen, María García.

Nombres como los de Santiago Hafford, Victor Zea (con su proyecto 'Qosqokijllu', palabra quechua que significa 'callecitas de Cusco' y viaja por la antigua capital inca) o Tatewaki Nio (con 'Neo-Andina', un paseo por el fenómeno arquitectónico de El Alto, la ciudad más poblada de Bolivia).

También participa el colectivo Pictoria Newhouse con 'La era plastezoica', una denuncia del daño al medio ambiente. "Este proyecto nace a raíz de la preocupación por el clima, cuando fuimos a Laguna de los Flamencos y vimos que no había ni laguna ni flamencos. Hay una denuncia del consumo masivo de plástico", ha señalado una de las integrantes del colectivo, Victoria Thomén.

Por último, 'Cuentos amazónicos' es la muestra de Rafael Milani en que recupera personajes y situaciones del folclore, así como supersticiones de la Amazonía. Inspirada en el libro del autor brasileño Ingles de Souza, esta exposición supone una crítica social a la Historia de Brasil con personas, animales y plantas "presas de un proceso de mutua destrucción".