Claudia Llosa abre el Festival de Málaga con una historia de dualidades

Con "No llores, vuela", una coproducción con participación española, canadiense y francesa

Claudia Llosa

cultura

| 21.03.2014 - Actualizado: 22:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La cineasta peruana Claudia Llosa abrió el decimoséptimo Festival de Cine Español de Málaga con No llores, vuela, una coproducción con participación española, canadiense y francesa en la que ha trabajado "con dualidades, de lo bello a lo más duro, y de lo cariñoso a lo agresivo", ha afirmado.

Una madre luchadora, interpretada por Jennifer Connelly, se convierte en una artista y sanadora que se reencontrará con su hijo Ivan (Cillian Murphy), veinte años después de haberlo abandonado, gracias a una joven periodista (Mélanie Laurent).

"La película tiene mucho de mi cine anterior, aunque cambian cosas como el escenario, el idioma o el país, pero mantiene temáticas como la importancia de la naturaleza, la mujer como pulsión principal de la historia y que esta ocurra alejada de las grandes urbes", ha afirmado en rueda de prensa Llosa.

Sobre el tratamiento de la figura de los sanadores, considera que la película "no muestra a una masa de gente ciega que busca creer en algo sin cuestionarlo, sino todo lo contrario, a unas personas que verbalizan su incapacidad de creer y están ahí porque no les queda otra".

"Me interesaba ahondar en el punto de quiebra en el que el ser humano está desprovisto de una solución o una respuesta, qué pasa cuando no encuentras respuesta en el otro y no puedes culparlo, porque llega un momento en la vida en que ya no vale culpar al otro", ha explicado.

También quería "hablar de la idea del milagro del perdón" y de "qué difícil es para el ser humano aceptar lo que ha pasado, por duro que sea, sin culpar al otro, y ser responsable de su vida y de su cuerpo para encontrar un nuevo camino, restablecerse y sanarse".

"Cuando la vida te enfrenta a la fragilidad y te muestra lo terroríficamente frágiles que somos, tenemos que aprender a asumir esa fragilidad como una constante", ha añadido.

La película ha sido rodada en Manitoba (Canadá), una localización que descubrieron después de haber buscado "escenarios con un mar congelado" en Lituania o Estonia.

"Ese lugar lo tenía todo, su vastedad, su clima y al mismo tiempo la luminosidad que había pensado para esta película, una luz constante que se contrapone a la frialdad de la historia, crea una atmósfera y guarda una belleza muy poderosa", según la directora.

Considera "un privilegio" haber podido contar con este elenco de actores "que han dado su corazón y han entregado tanto que la pantalla es prueba de ello", ha dicho Llosa, quien ha "aprendido mucho" durante el rodaje de Jennifer Connelly, Cillian Murphy y Mélanie Laurent.

Por su parte, el productor José María Morales ha explicado que, durante la presencia de "No llores, vuela" en la Berlinale, fue adquirida para su distribución por Sony, "que pidió hacer una campaña global con la película", por lo que se retrasó su estreno, inicialmente previsto para la próxima semana.

"Pensamos que hay pocas veces en las que tu película tenga repercusión internacional, y que era válido esperar y hacer un estreno conjunto en todo el mundo a finales de año", ha agregado Morales.

La película de Claudia Llosa es el primero de los quince largometrajes que competirán hasta el próximo 29 de marzo en la sección oficial del Festival de Málaga.