Cine español variado frente a Hollywood, que se repite y se repite en 2017

'Piratas del Caribe 5: La venganza de Salazar"', 'Star Wars: Episodio VIII', 'Contratiempo', 'Proyecto Lázaro' y 'Callback'

'El capítulo final de Resident Evil', '50 sombras más oscuras'

'La bella y la bestia', 'Guardianes de la galaxia 2', 'Toy Story 4', 'Cars 3'

Piratas del Caribe 5: La venganza de Salazar

cultura

| 02.01.2017 - 12:46 h
REDACCIÓN
Más sobre: cineSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los amantes del cine original, nuevo, osado y de refresco tendrán que pensarse este año si optan por el cine español y/o europeo, ya que el que viene de Hollywood es un catálogo de remakes y nuevos capítulos de sagas -eso sí, prestigiosas y, seguro, apasionantes-, pero historias repetidas, a fin de cuentas.

Así, enero llega con El capítulo final de Resident Evil, la sexta entrega de la saga protagonizada por Milla Jovovich; Underworld: Guerras de sangre (quinta entrega), o la que dedica la marca de juguetes Lego a Batman; y febrero aterrizará con la esperada segunda parte de las Sombras de Grey, 50 sombras más oscuras.

Entretanto, los españoles Oriol Paulo, Mateo Gil y Carles Torras proponen tres historias tan diferentes como sugerentes, Contratiempo, Proyecto Lázaro y Callback, respectivamente, y el debutante Pepón Montero se atreve con una comedia de catástrofes para reírse de las versiones españolas, Los del túnel.

El comienzo del año traerá, no obstante, curiosidades de renombre, como la nueva cinta de Martin Scorsese, Silencio; Diré tu nombre, de Sean Pean, con Charlize Theron y Javier Bardem en el reparto, Train to Busan, de Sang-ho Yeon, o Trainspotting T2, veinte años después de Trainspotting donde repiten Ewan McGregor y el director, Danny Boyle.

También a comienzos de año llega el musical La La Land, con Ryan Gosling y Emma Stone como perfectos protagonistas, las favoritas para los Óscar Moonlight y Manchester frente al mar, y El fundador, sobre el fundador de McDonalds.

A partir de marzo, los blockbuster se disparan, empezando por Logan, un nuevo episodio de los X-Men, protagonizado por Hugh Jackman; la enésima versión de La bella y la bestia, esta vez, Emma Watson dirigida por Bill Condon; la cuarta de los Power Rangers, y la octava -octava- de Fast & Furious, A todo gas 8 en España.

Y también Kong: Isla calavera; Guardianes de la galaxia 2; Annabelle 2; un remake de Los vigilantes de la playa -David Hasselhoff incluido-; Piratas del Caribe 5: La venganza de Salazar; Toy Story 4; Cars 3; Dos policías rebeldes 3, otro remake de La momia o la tercera de Gru, mi villano favorito.

Aunque para regresos esperados, Alien: Covenant-Convenant es el nombre de la nave-; Blade Runer 2049, con el auténtico Harrison Ford; La guerra del planeta de los simios, y, por supuesto, Star Wars.

Con toda seguridad, estas películas serán de las más vistas, pero haciéndose hueco destacan este año Las aventuras de Tadeo Jones 2, El bar, de Álex de la Iglesia, y Abracadabra, el esperado regreso del ganador de diez goyas con Blancanieves (2012) Pablo Berger, así como Inmersión, de Wim Wenders, o Dawn a Dark Hole, de Rodrigo Cortés.

Al documental Cantábrico, de Joaquín Gutiérrez Acha -autor del bellísimo Guadalquivir-, que llegará en marzo, se suman los regresos de los veteranos cineastas españoles Enrique Urbizu, con 2014 hijos de puta; Gerardo Herrero, con Las siete muertes; Patricia Ferreira, Thi Mai, y el que más tiempo lleva fuera de las salas, Agustín Díaz Yanes, desde 2008, que vuelve con Oro.

También regresa Paco Plaza, de nuevo con un thriller terrorífico, El expediente, que protagonizan Leticia Dolera y Ana Torrent, y, a la espera de que alguna distribuidora española se decida a llevarlo a las salas, el cuarto largometraje de Nacho Vigalondo, Colossal, coproducida con Canadá y con Anne Hathaway como protagonista.

En febrero llegará Zona hostil, de Adolfo Martínez, y en marzo, El guardián invisible, de Fernando González Molina, y Señor, dame paciencia, de Álvaro Díaz Lorenzo.

Con ellos, un batallón de debutantes -ningún novato- que lo intentarán con todo tipo de propuestas. Ahí están Amar, de Esteban Crespo; Una historia criminal, de José Durán; Marrowbone, de Sergio G. Sánchez; El jugador de ajedrez, de Luis Oliveros, y La niebla y la doncella, de Andrés M. Koppel.

También Pieles, del actor Eduardo Casanova; La llamada, de los javieres, Ambrossi y Calvo, y una coproducción con alemania What About Love, de Kalus Menzel, que cuenta con Sharon Stone, Andy García, José Coronado y Miguel Ángel Muñoz.

Vuelven a España los hermanos Dardenne, Jean-Pierre y Luc, con Una chica desconocida, y Michael Haneke, Happy end; y los Taviani, Paolo y Vittorio, con Maraviglioso Boccaccio. Y Robert Guédiguian: Una historia de locos.

Y el egipcio Mohamed Diab, con Clash, y la multipremiada Toni Erdmann, de Maren Ade; El viajante, del iraní Asghar Farhadi, Goodbye Berlín, de Fatih Akin, y Hedi, del tunecino Mohamed Ben Attia. Y Aki Kaurismäki, seis años después de El Havre, con The Other side of Hope.

Además, habrá un nuevo Transformers para junio; un nuevo Spider-Man para julio; un nuevo Pacific Rim, para agosto, un nuevo Equalizer (Denzel Washington) en septiembre; un nuevo Thor en octubre; un nuevo La liga de la justicia, en noviembre, y un nuevo Jumanji en diciembre, aparte Blade Runner, en octubre, y Star Wars: Episodio VIII, en navidades.

Sin olvidar las apuestas infantiles de Dreamworks, El bebé jefazo y Pixar, Coco. Aún así, Hollywood es mucho Hollywood, y este año desembarca con alguno de sus buques insignia, como Christopher Nolan y Dunkerque; Terrence Malick, Weightless, Luc Besson, Valerian y la ciudad de los mil planetas, Ang Lee, Billy Linn; Guy Ritchie, Rey Arturo: La leyenda de la espada, Nigth Shyamalan, Múltiple o Steven Spielberg, Ready Player One.