Brad Pitt desmiente su retirada en tres años como actor

El actor asegura que no se ha puesto una fecha límite, pero que ve el final de su carrera cerca

Pitt promociona en Corea del Sur su último título: "Moneyball" que llegará a los cines en Febrero

El actor se muestra más interesado en otras facetas del cine como la producción

cultura

| 15.11.2011 - 14:30 h

cultura@telemadrid.es

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

La noticia cayó como un jarro de agua fría entre sus fans. Brad Pitt anunció en una entrevista al programa "60 minutos" de la televisión australiana que se retiraba en tres años. Después, ha llegado el matiz. El actor, de gira promocional en Seúl de "Money ball" aclaró: "No puse una fecha límite exacta sobre mi retirada".

Brad Pitt confirmó que estos días le atrae más la producción de películas, como había indicado en el programa de la televisión australiana, sin que eso signifique que a los 50 años de edad vaya a dar por concluida su carrera como actor. Añadió que ahora está más interesado en crear "historias complejas que difícilmente podrían realizarse en el sistema actual" y en "apoyar a los talentos -dijo- en los que creemos".

De hecho, el actor tiene otra película más pendiente de estreno y otras dos en fase de posproducción antes de 2014. Se pone fin, así, al rumor que corrió como un reguero de pólvora desde que saltara a los titulares.

Brad Pitt se ha inclinado en los últimos años por títulos más personales con los que superar el calificativo de "sex-symbol". Desde "El árbol de la vida" de Terrence Málick a "Babel" de Alejandro González Iñárritu o en una vertiente más comercial los "Malditos bastardos" de Quentin Tarantino. Lejos quedan ya los taquillazos de "Troya" o sus inicios en el cine con "El río de la vida" y "Entrevista con un vampiro". Sus dos nominaciones a los premios Óscar le llegaron con "El curioso caso de Benjamin Button" dirigida por David Fincher y la personalísima "Doce monos" del controvertido Terry Gilliam.