Ben Stiller vuelve a desfilar convertido en el descerebrado modelo 'Zoolander 2'

Stiller: "Ahora somos más Zoolander que hace 15 años"

Penélope Cruz: "Ben Stiller y Owen Wilson juntos son imparables"

cultura

| 02.02.2016 - 13:34 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Cuando se estrenó en 2001, sólo unas semanas después del 11-S, no funcionó demasiado bien en taquilla, pero con los años Zoolander, una parodia absurda del mundo de la moda, se convirtió en una comedia de culto, por lo que Ben Stiller, su creador y protagonista, decidió darle una nueva oportunidad.

A unos días de que Zoolander 2 llegue a las pantallas de todo el mundo, el propio Stiller, junto con su familia cinematográfica, Owen Wilson y Will Ferrell, y su nuevo fichaje estrella, la española Penélope Cruz, están inmersos en una gira de presentación que ha recalado en Madrid.

15 AÑOS DESPUÉS

"Al principio fue extraño volver a esos personajes, pero después de un año y medio trabajando en ellos -junto a Justin Theroux como coguionista- empecé a sentirlos como algo natural y confortable", ha señalado Stiller a un grupo de periodistas.

En estos quince años, desde que el descerebrado modelo Derek Zoolander se hizo famoso por sus miradas de pose Blue Steel o Magnum, el mundo de la moda ha cambiado mucho y tanto él como su colega Hansel (Owen Wilson) se han quedado algo desfasados.

Y eso que su personaje fue todo "un precursor" del estallido de vanidad que se ha producido con la extensión de las redes sociales. Stiller considera que haberse anticipado a ese cambio puede ser uno de los motivos que han convertido esta comedia en película de culto.

CON OWEN WILSON

"La vanidad es muy humana, pero en los últimos quince años se ha exacerbado con los teléfonos móviles, las redes sociales y la gente documentando su vida todo el tiempo", apunta el protagonista de La vida secreta de Walter Mitty.

"Recuerdo cuando la gente te pedía autógrafos, eso ya no sucede, todo el mundo se quiere hacer fotos. Soy tan feliz cuando alguien me pide un autógrafo", añade entre risas, secundado por Owen Wilson, que le acompaña en la entrevista.

Rodada en Roma, Zoolander 2 arranca con Derek y Hansel viviendo completamente retirados de los focos, hasta que un día reciben una invitación para participar en el gran evento del siglo, organizado por Alexanya Atoz (Kristen Wiig), la magnate más poderosa de la moda.

En paralelo, ambos son contactados por Valentina Valencia (Penélope Cruz), una agente especial de la división de moda de Interpol, que investiga un caso de asesinatos en serie de celebridades del pop, que incluye a Justin Bieber.

Aunque la primera película ya contó con colaboraciones de diseñadores, modelos y músicos como David Bowie, Paris Hilton o Tom Ford, en esta segunda parte, el desfile de "cameos" es una de las grandes bazas de la película, desde Valentino a Marc Jacobs, pasando por Anna Wintour o Kate Moss.

"Todos ellos han apoyado enormemente la película. Supongo que les gusta porque captura algo del ridículo de su mundo", señala Stiller, mientras Wilson le recuerda entre más risas que en la primera parte hubo unos modelos masculinos que se querían marchar del plató porque se sentían ofendidos.

EL FICHAJE DE PENÉLOPE CRUZ

Una de las primeras personas a las que Stiller llamó en esta ocasión fue a la todopoderosa Wintour, editora jefe de Vogue. "Había coincidido varias veces con ella, y siempre me preguntaba para cuándo una segunda parte. Lo cierto es que ella nos abrió muchas puertas, su apoyo fue clave a la hora de conseguir la implicación de los diseñadores", explica el actor, director y productor norteamericano.

Sobre el fichaje de Penélope Cruz, Stiller subraya que era su primera opción para el papel. "La imaginé desde el principio como Valentina, me parecía un contrapunto perfecto a la locura de Hansel y Derek", sostiene.

La promoción de Zoolander 2 comenzó en realidad unas semanas antes del rodaje, cuando Stiller y Wilson aparecieron por sorpresa en el desfile de Valentino en París.

"Teníamos un poco de miedo porque no sabíamos cómo iba a reaccionar la gente, pero, cuando salimos a la pasarela, fue una auténtica locura, y nos dio mucho entusiasmo y seguridad a la hora de empezar a rodar", recuerda Wilson, coguionista de los primeros filmes de Wes Anderson.