Beck y Chvrches entre las nuevas incorporaciones al DCODE 2014

Lo veremos el 13 de septiembre en la Ciudad Universitaria de Madrid

DCODE 2014 (Archivo)

cultura

| 14.06.2014 - 19:10 h
REDACCIÓN
Más sobre: DCodeSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El festival madrileño DCODE ofrecerá en su programación de 2014 la única actuación en España del músico estadounidense Beck, además del concierto de una de las bandas revelación del momento tras su paso por Primavera Sound, Chvrches.

Los responsables de esta cita, que tendrá lugar el 13 de septiembre en la Ciudad Universitaria de Madrid, han anunciado hoy además la incorporación de los británicos Wild Beasts y el DJ set de Digitalism, reforzando un cartel del que ya formaban parte Vetusta Morla y Russian Red, Anna Calvi, Bombay Bicycle Club y Jake Bugg.

La demostrada versatilidad de Beck le han permitido transitar del pop, al folk, pasando por el rock psicodélico, el hip-hop, el country, el blues, el indie rock, el rock experimental, el jazz o incluso la música latina. En Madrid presentará su último disco, "Morning phase" (2014), con el que ha vuelto a acaparar grandes críticas de los expertos.

Igualmente aclamado por los especialistas, y también por el público, ha sido el primer álbum de estudio de los escoceses Chvrches, "The Bones of What You Believe", que tocarán en el DCODE tras su exitosa presentación en el último festival Primavera Sound de Barcelona, donde ratificaron las expectativas puestas en ellos.

Los organizadores del festival recuerdan que "pronto" se desvelará la identidad de más artistas que tocarán en la próxima edición y que solo quedan a la venta las últimas 1.500 entradas a un precio especial de 49,99 euros más gastos.

En 2013, el DCODE Festival alcanzó las mejores cifras de asistencia de sus tres años de existencia, al completar el aforo de 25.000 personas gracias a una estrategia que les llevó a reducir de dos a una las jornadas de música, atajando los posibles efectos adversos de la crisis.