Battaner cree que ni el muro ni la retirada de la web frenarán al español

Paz Battaner

cultura

| 29.01.2017 - 18:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La lexicógrafa y doctora en Filología Románica Paz Battaner, que ingresará este lunes en la Real Academia Española (RAE), está convencida de que ni la retirada de la versión en español de la web de la Casa Blanca ni el muro con México frenará la expansión de este idioma en Estados Unidos.

En una entrevista con Efe, la lexicógrafa, elegida el 3 de diciembre de 2015 para ocupar la silla s, vacante desde el fallecimiento en 2013 de José Luis Pinillos, asegura que la retirada de la web en español era "esperable, como otras cosas que nos llegan de ese señor, dentro de sus coordenadas".

Coordenadas que Trump "manifiesta en 140 caracteres", en referencia a su uso de Twitter, "sin dar muchas explicaciones", dice Battaner, que considera que la evolución del español en Estados Unidos es por un factor demográfico y porque se seguirá estudiando en escuelas y universidades, a pesar de muros.

"El movimiento de masas que hay en la actualidad no se puede parar" con esas medidas, ha indicado la próxima académica, que ha recordado que el español se extendió "y había gente que no sabía leer". No obstante, cree "deseable" que el español adquiera socialmente en Estados Unidos el "valor de cultura" que tiene por ejemplo la lengua francesa.

Respecto a los anglicismos presentes en la lengua española, Battaner destaca que su influencia debe ser relativizada y ha indicado que son "modas que van pasando". La próxima académica explica que es muy difícil luchar contra el uso de palabras en otros idiomas que no tienen una equivalencia exacta en castellano y la facilidad de utilizar anglicismos que entran como adjetivos en el idioma español.

Ocurre por ejemplo, dice, con la palabra "vintage", que no tendría una equivalencia en castellano ya que si se tradujera por algo pasado de moda no tendría sentido ya que, precisamente, "lo 'vintage' está de moda".

"Pero esto, a lo largo de los años, pasa; son modas y no creo que el español esté en peligro por eso", explica la lexicógrafa que cree que no deben ser incluidas en el diccionario de la RAE porque sería darles un reconocimiento "que para algo pasajero no es conveniente".

Para Battaner los diccionarios, aunque puedan parecer aburridos "son apasionantes" pues, asegura, "esconden verdaderas perlas". Por ello quizá el discurso que leerá en la ceremonia de ingreso en la Real Academia lleva por título "Algunos pozos sin fondo en los diccionarios".

Estudiosa del lenguaje político del siglo XIX, Battaner explica cómo los recientes movimientos políticos en España han incorporado palabras que no tenían un valor ideológico en las últimas décadas, como siempre ha ocurrido con el término "pueblo", que considera "emocional".

En el lenguaje político de la Transición surgieron términos como las "bases" de los partidos, que ahora están desapareciendo, y son sustituidas por palabras como "la gente" que, dice, es utilizada por movimientos como Podemos al hablar de un grupo que no está en el poder "más que de clase social".

También ha ocurrido con la palabra "radical", antes utilizada para hablar de alguien intransigente y tajante en sus opiniones y ahora usada en una acepción negativa: "la gente que es radical no está bien vista", explica, al igual que "populismo".

Undécima mujer elegida miembro de la RAE, la lexicóloga se declara "muy defensora de la lucha feminista" pero señala que cuando las mujeres lleguen verdaderamente a tener el mismo peso que tienen los hombres "será una revolución y en la revolución lo que importa son las nueces más que el ruido, y cuando se habla de su presencia en la RAE o en los Consejos de Administración se oye más ruido que nueces".

Considera a las mujeres un vehículo importantísimo en la transmisión de la lengua: hay más profesoras mujeres, que también son las que enseñan la lengua a sus hijos.