Ariadna Gil y Roberto Álamo plantan cara a los talibanes en 'Zona hostil'

La película ha sido presentada en el cuartel de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) en Colmenar Viejo

Narra la misión de rescate de un helicóptero español y de dos soldados heridos en Afganistán el 3 de agosto de 2012

cultura

| 06.03.2017 - 17:54 h

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

La misión de rescate de un helicóptero español y de dos soldados heridos en Afganistán el 3 de agosto de 2012 llega a la pantalla grande de la mano de Ariadna Gil y Roberto Álamo en Zona hostil, filme que narra en primera persona la tensión y las contradicciones vividas por los soldados españoles.

Con un presupuesto de cinco millones de euros, la película, presentadapor todo el equipo en el cuartel general de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), en Colmenar Viejo, es una cinta de acción que busca adentrarse y ser pionera en ese "coto privado" del cine bélico norteamericano.

"En América sería una más, pero aquí casi estamos inventando el género, es una oportunidad para demostrar que se puede hacer", ha señalado a Efe su director, Adolfo Martínez, que debuta detrás de la cámara tras una trayectoria en Hollywood como dibujante de "story boards" de superproducciones como Alien Resurrection o Superman Returns.

Zona hostil huye de cualquier perspectiva crítica o política de la que ha sido la más costosa y mortífera -102 bajas en 14 años- de las operaciones españolas en el exterior en las últimas dos décadas, para centrarse en las 16 horas de tensión vividas por los soldados mientras esperaban a ser rescatados.

"Se trataba de abrir una ventana a la población de civil a un mundo que no conocemos bien", señala Martínez. "Los soldados viven situaciones extremas, ponen su vida en riesgo cada día". Aquel fatídico 3 de agosto, un helicóptero español aterrizó cerca de Bala Mugrab, una zona en el norte de Afganistán con fuerte presencia de insurgentes, para atender y evacuar a dos militares estadounidenses que habían resultado heridos por la explosión de una mina al paso de su convoy.

Pero una de las ruedas cedió y el aparato quedó atrapado en tierra, lo que puso en marcha una larga y compleja operación que se prolongó durante toda la noche, con ataques de insurgentes incluidos.

ENTRENAMIENTO MILITAR

Ariadna Gil, en su primer papel protagonista después de casi una década, da vida a la capitán Varela, oficial médico que voló en ese helicóptero para atender a los heridos. En su caso, además del entrenamiento militar que recibieron todos los actores durante una semana en esta misma base de la FAMET, se sumó el aprendizaje médico. "

Para mí lo más importante ha sido comprender que se trata de gente muy preparada, mentalizada de lo que tiene que hacer y consciente de los riesgos que asume, pero eso no quita para que tengan sus contradicciones y momentos difíciles", ha manifestado a Efe la actriz.

Su personaje lleva años en este tipo de misiones y se encuentra en un punto de saturación, planteándose cambiar de vida. En este aspecto no tiene nada que ver con la verdadera militar y médico que participó en la misión de rescate, Montserrat Martínez Roldán, y que también ha estado en misiones en Iraq, Haití y Bosnia.

"Hay compañeros que han tomado esa decisión pero no es mi caso, nunca he pensado en salir de las Fuerzas Armadas", ha asegurado Martínez, que actualmente está haciendo la especialización en cirugía ortopédica y traumatología en el Hospital Gómez Ulla. "Ser médico en Madrid está muy bien pero hay uno en cada esquina; sin embargo, cuando vas a una misión eres el único para toda la dotación y tu trabajo cobra más valor", considera esta militar.

Roberto Álamo, ganador del Goya al mejor actor este año, interpreta al piloto del helicóptero y cuñado de la capitán Varela. Dice que la película le ha servido para hacer pedazos prejuicios que tenía sobre el Ejército y cree que lo mismo le puede suceder al espectador.

"En el Ejército hay de todo, desde médicos a abogados y para mi fue un placer y una sorpresa descubrir que podía haber militares aficionados al arte, por ejemplo, que no todos son secos y bordes", ha señalado el actor, que fue uno de los rostros visibles del "No a la guerra" en los Goya de 2003.

"Aquello no tiene nada que ver con esto", asegura. "Una cosa es que estés a favor o en contra de la guerra y otra cosa es el Ejército, que va donde le mandan, y esta película se limita a contar cómo fue esa misión de rescate que lideró el Ejército español", precisa.

Raúl Mérida, Antonio Garrido e Ingrid García Jonsson completan el reparto de personajes principales. Muchos de los secundarios y extras fueron interpretados por soldados verdaderos en un rodaje que transcurrió entre Colmenar Viejo, el desierto almeriense de Tabernas y las Islas Canarias.