Arco tira la casa por la ventana en su 35 aniversario

La feria reúne en esta edición a 221 galerías de 27 países

ARCOmadrid arranca con menos espectáculo y grandes dosis de optimismo en ventas

cultura

| 24.02.2016 - 23:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Arco está de aniversario y se nota. La presencia de 33 destacadas galerías de todo el mundo invitadas en su 35 edición, los numerosos e importantes coleccionistas que llenaban los pasillos y la calidad de las obras hacen de esta una edición muy especial.

Desde tiempo antes de que los pabellones 7 y 9 de Ifema abrieran sus puertas en este primer día de feria, que como el de mañana está reservado a profesionales y coleccionistas, ya se vivía un ambiente animado y se percibía que los interesados habían madrugado para buscar la pieza deseada.

El abanico para escoger en Arco, que "muy previsiblemente" tenga a Argentina como país invitado el año próximo, es muy amplio y se nota que los galeristas han hecho un esfuerzo por acudir con piezas importantes de sus más destacados artistas.

Aunque en el recorrido no faltan algunas obras algo más transgresoras, esa no es la tónica dominante. "Es un momento de la feria muy consolidado, y la provocación por la provocación no aporta mucho. Los galeristas traen cosas buenas que atraen a los coleccionistas", según Carlos Urroz, director de Arco.

Quizá por esa consolidación de que habla el director o porque no querían faltar al aniversario, el hecho es que este año se han recibido un 40% más de solicitudes para participar.

DE ANTONIO LÓPEZ A TINO SEHGAL

Dentro de las piezas más destacables, hay para elegir. Del siempre presente Antonio López destaca en la Galería Marlborough su "Mujer en la bañera", valorada en 2.500.000 euros.

Se exhibe junto a otra pintura suya de los años 70 en la que el jardín es el protagonista, con un precio de 1.900.000 euros, y un pequeño bronce, "La aparición del hermanito", de los años 60, del que el Museo Reina Sofía tiene una edición y que se vende por 150.000 euros.

Entre las piezas que están llamadas a formar parte de la lista de más fotografiadas figuran las impresionantes esculturas de Juan Muñoz, que se exhibe en Elvira González, y la de Anish Kapoor, en la Galería Lissos.

Esta última, con el título "Random triangle mirror" y fechada en el año 2013, está valorada en algo más de un millón de euros. De Kapoor también se puede contemplar en la galería británica la obra "In-bebween" (2015), una pieza canónica de pared muy representativa de este artista. De aluminio y con una pátina de oro, se vende por más de medio millón de euros.

La obra de Juan Muñoz está compuesta por dos figuras de bronce, una colgada desde el alto techo del pabellón y otra en el suelo. Según la galerista, se trata de una de las piezas más destacadas del artista español.

Completamente diferente es la "performance" con la que el artista Tino Sehgal acude a Arco con la galería londinense Marian Goodman. Bajo el título "El beso", ha creado una instalación a la que hay que acceder a oscuras.

Al cabo de unos minutos, el visitante puede apreciar una recreación de los besos en la historia del arte a través de un hombre y una mujer que, desnudos, van coreografiando besos de Rodin, Brancusi, Kandinsky, Klimt o Koons.

La filosofía de Tino Sehgal es que hay demasiadas obras de arte, sobrecarga de objetos, por lo que él se niega a crear más. De sus acciones no deja imágenes, no deja escrituras y solo viven en la memoria de las personas que las han contemplado.

También en esta galería se exhiben obras de John Baldessari, destacado artista del que se ha traído a las paredes de Arco el mensaje que ha marcado su carrera: "No haré nunca más arte aburrido".

En el atrayente recorrido, hay que mencionar también el estand de Thaddaeus Ropac, que se ha volcado con la feria a la que ha traído algunas de sus más importantes obras, como una gran escultura, "Yellow Song" (2013), de Georg Baselitz, pieza única valorada en más de un millón de euros, y una pintura de este mismo artista.

LAS VANGUARDIAS

Las vanguardias ocupan en Arco un lugar importante, y veteranos representantes de ellas son Guillermo de Osma, en cuyo puesto destaca una de las primeras mallas de Manolo Rivera, de 1959, y Leandro Navarro.

Con un estand en el que era difícil moverse por la cantidad de personas que contemplaban las obras, el galerista Leandro Navarro ha destacado una pintura de Torres García, artista al que actualmente se dedica una antológica en Nueva York. Se trata de "Homo sapiens" (1945), obra emblemática valorada en medio millón de euros.

También merece atención una obra sobre papel de Joan Miró, con un precio de 900.000 euros, así como una pequeña cabeza de Gargallo. Esta pieza única procede directamente del legado del artista y está realizada en cobre en 1911, cuando el cubismo empieza a dar sus primeros pasos. Se vende por 420.000 euros.