ARCO abre sus puertas a la reivindicación política y se aleja de la provocación

Una cruz gamada 'deconstruida' o el inteminable muro de Trump, entre las piezas

Una de las obras destacadas de la feria es el cuadro 'El triunfo de Nautilo' de Salvador Dalí

Carlos Urroz, director de ARCO: "Sería estupendo que bajara el IVA, pero no lo veo probable a corto plazo"

cultura

| 22.02.2017 - 15:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

ARCOMadrid ha abierto las puertas a los visitantes con una edición en la que ya se ha podido observar que la reivindicación política estará muy presente en varias de las obras de los galeristas y, en una tendencia que viene de años anteriores, apenas se encuentra provocación y polémica.

En esta edición, son las galerías latinoamericanas y españolas las que más han aportado al contenido político. Es el caso de la mexicana Arredondo/Arozarena, que acoge obras de Israel Martínez o Fritzia Irizar que apuntan en esta dirección y tratan temas como la pérdida de libertad o la violencia heredada.

Así, Martínez propone una pieza en la que su voz distorsionada sale de un tocadiscos para contar sus vivencias de niño y adolescente y cómo, a través de este relato, uno puede asimilar cómo estaba metido en el mundo del narcotráfico por lo que le rodea. Por su parte, Irizar recupera una malla con un gorro frigio, símbolo de la libertad en México y otros países como Francia y que en los últimos años "está desapareciendo de las instituciones públicas".

Para Andrés Arredondo, director de la galería, estas obras reflejan cómo "muchos de los sistemas políticos actuales han fallado" como ocurre en México, donde el presidente mexicano Enrique Peña Nieto "tiene poco índice de aceptación", ha señalado en declaraciones a Europa Press el galerista.

Por el contrario, Arredondo justifica que ninguna de las obras hable del dirigente estadounidense, Donald Trump. "Considero difícil tener una postura y que los artistas de aquí la tengan, no es el presidente de nuestro país y no tenemos las bases para hacerlo", ha añadido.

EL MURO DE TRUMP

En la galería alicantina de Aural, la 'Partitura' de Máximo González recoge en varios vídeos proyectados a la vez parte de sus viajes para conformar un "todo poético" acompañado de un silbido. En uno de estos vídeos puede verse el muro "interminable" de la frontera mexicana y estadounidense repetido, mientras que en otra imagen la bandera francesa ondea en un monumento de tal manera que sólo se ve su franja roja una y otra vez.

Esta misma galería alberga otra obra de Fernando Sinaga inspirada en la famosa cita de Voltaire 'Ecrasez l'infame' (aplasta la infamia). Otro de los espacios que traen una fuerte reivindicación es la portuguesa Pedro Cera, gracias a las obras de Marinella Senatore --cuenta con varias este stand--, con las que involucra a gente de un determinado pueblo o local para sus experimentos sociológicos que resultan en vídeo o fotografía.

"MAYOR PROFUNDIDAD INTELECTUAL"

Precisamente, el propio Cera ha explicado que este tipo de obras de "mayor profundidad intelectual" son las que están haciendo crecer la feria en los últimos años. "Ese había sido uno de los problemas de años anteriores, la gente se interesaba más por un trabajo sin sentido que por los de profundidad intelectual. Había un lado superficial", ha señalado.

Obras como las de Antoni Muntadas en la galería Moisés Pérez de Albéniz, llamada 'Palabras, palabras' y que recoge en cuatro carteles los términos 'ideología', 'demagogia', 'debate' o 'transparencia', o la instalación de Daniel G. Andújar en Casa Sin fin, con reflexiones sobre las fronteras y los viajes 'low cost', son buena muestra de esta apuesta política en ARCO '17.

Respecto a la 'provocación por provocación' y las posibles polémicas que en años anteriores han levantado ciertas obras de la feria, Urroz ya advirtió: "Nosotros pensamos que las piezas que hacen crítica política de manera silenciosa son más interesantes que las que lo hacen de manera explícita. Somos partidarios de que la gente descubra con sus propios ojos y no entre por la puerta pensando a ver dónde está 'la' obra", señalaba días antes de la apertura de puertas.

No obstante, una obra que sí combina política con cierto aire de provocación es una cruz gamada 'deconstruida' por el artista uruguayo Pedro Tyler, que se puede encontrar en la galería chilena Isabel Aninat, en la que se incluye rostros en las partes de la pieza en un fondo oscuro.

En la galería ADN, puede contemplarse una 'Lonely Planet' de Siria, del artista Eugenio Merino, una pieza en cemento que simula ser parte de las 'ruinas' de un monumento antiguo y que tiene un precio de 1.500 euros. También en esta galería el mismo Eugenio Merino, que trajo a Franco 'congelado' en otra edición de ARCO, aporta una serie de pasaportes dorados en distintas urnas.

MINI-CACTUS, UN COMPAS GIGANTE, UNA LATA...

Los 22 mini cactus del artista Daniel Gustav Cramer que los visitantes pueden encontrarse en la galería portuguesa Vera CortÛs es una de las obras más llamativas en este sentido (este mismo artista también tiene otra pieza que son trece libros en una estantería). Un compás gigante bajo el título de 'Egalité', de Marie Orensanz en la galería Alejandra Von Hartz, también es una obra llamativa.

No obstante, es en el stand de la galería parisina GB Agency donde el visitante se encuentra con algunas de las piezas mas provocativas de la mano de Roman Ondák como la de una lata solitaria bajo el nombre de 'Rousseau'. El artista eslovaco también utiliza un único libro para su pieza 'Stendhal', o en 'How a sculpture comes into being' combina ambos (una lata y una cubierta de libro) junto a dos estanterías.

Como en el caso de Merino, ARCO mantiene a artistas que en ediciones pasadas llamaran la atención por sus obras. Por ejemplo, Wilfredo Prieto, en la galería Nogueras Blanchard, cuya obra 'Vaso medio lleno' alcanzó notoriedad hace dos años y que ahora presenta, entre otras, un podium blanco de pequeño tamaño.

1,4 MILLONES DE EUROS POR UN DALI

Una de las obras destacadas de esta feria será el cuadro 'El triunfo de Nautilo' de Salvador Dalí, perteneciente a la Galería Leandro Navarro, con un precio de 1,4 millones de euros. Urroz también ha destacado una escultura de cristal de Roni Horn que podrá verse en la galería suiza Hauser & Wirth. "Apuesto a que todo el mundo va a pasarse por ahí", ha vaticinado.

Esta edición de ARCO traerá 'stands' más grandes con piezas "más pensadas para museos y colecciones importantes, que se salen del coleccionismo doméstico". Asimismo, en línea con el país invitado, habrá una gran presencia de pintura, si bien "convivirá con nuevas tecnologías como el vídeo o la realidad virtual".

Preguntado por alguna obra 'provocadora', Urroz ha reiterado que ARCO "no busca" este tipo de piezas, aunque quizás haya artistas que traten ese tema. "Nosotros pensamos que las piezas que hacen crítica política de manera silenciosa son más interesantes que las que lo hacen de manera explícita. Somos partidarios de que la gente descubra con sus propios ojos y no entre por la puerta pensando a ver dónde está 'la' obra", ha indicado.

Sobre el futuro de la feria, ha adelantado que quizás una de las próximas decisiones es que no haya país invitado. "Haber hecho el 35 aniversario el año pasado no nos obliga a hacer el 'país invitado' a no ser que haya una escena interesante. En cambio, hay otras preocupaciones del mundo del arte que a lo mejor merecen la pena que tengan su visibilidad en ARCO", ha reivindicado.

Asimismo, ha defendido la puesta en marcha de ARCOLisboa --que repetirá este año-- tras "la buena experiencia" del año pasado y su funcionamiento como "complemento a ARCO, no competencia". Respecto a una expansión de la feria en otros países, ha insistido en que se está "abierto a lo que surja", si bien "no hay nada a corto plazo".

Para Urroz, el mundo del arte está viviendo un momento en el que hay que "reivindicar un coleccionismo personal, casi biográfico", frente a la postura de quienes piensan que "hay que empezar a coleccionar por una obra de cinco millones de dólares". "En el coleccionismo hay que animar a la gente a que se compre una pieza a plazos, no muy cara, de un artista de su generación o de su ciudad. No se puede empezar pensando en comprar una obra de cinco millones de dólares, que es la que sale en prensa", ha concluido.

CARLOS URROS: "SERÍA ESTUPENDO QUE BAJARA EL IVA"

El director de ARCOMadrid, Carlos Urroz, ha afirmado que "sería estupendo" una bajada del IVA para el arte --actualmente del 21% para las galerías-- aunque no lo ve "probable a corto plazo". "Aunque no es descabellado pensarlo, ojalá sea pronto", ha señalado en una entrevista con Europa Press el responsable de la feria. Urroz ha celebrado que haya "voluntad" del Gobierno por atender algunas demandas del sector y confía en que "habrá acciones". "El ministro lo está haciendo bien, lo ha hecho con la educación y el cine y por lo menos escuchará y, en la medida de lo posible, se tomarán medidas para promocionar el coleccionismo, el mecenazgo o el arte español en el exterior", ha adelantado.

En este sentido, ha recordado que este nuevo Gobierno ya ha mostrado "un interés" en bajar el IVA de la cultura, y por ello no descarta que se haga lo mismo para el arte en esta legislatura. "Ya ha bajado el IVA de los artistas, también el libro digital...hay un interés en hacerlo, pero poco a poco y escalonadamente", ha apuntado.

Urroz se ha mostrado optimista de cara a esta nueva edición, que cuenta con Argentina como país invitado, asegurando que será "un buen año para las galerías participantes". "No diría que hemos salido totalmente de la crisis, pero sí que hay indicios de que las galerías van a vender más", ha celebrado.

Tras la celebración del 35 aniversario el año pasado, ARCO se ha reiventado y, para esta edición, reducirá de nuevo el número de galerías pese a contar con más aplicaciones que otros años. "Cada vez vemos más que la tendencia es la de ferias más concentradas y hacia ahí nos movemos, aunque ahora estamos en el umbral de 200 galerías, que no está nada mal", ha defendido.

El año pasado supuso un punto de inflexión con la vuelta de galerías destacadas tras varios años de ausencia, que ahora repiten, como Denise René, Lisson Gallery (con Ai WeiWei y Anish Kapoor) o Alexander and Bonin, si bien para esta edición también se incorporan otras como Hauser & Wirth o Maruani Mercier. "Es otro síntoma de confianza, tanto que repitan como que se incorporen galerías importantes con obras de más de medio millón de euros que piensan que aquí van a encontrar coleccionistas interesados en sus obras", ha manifestado.