Ana Belén, Serrat, Víctor Manuel y Miguel Ríos. juntos en el escenario 20 años después

Ofrecerán dos conciertos este verano en Madrid y Barcelona

cultura

| 23.02.2016 - 17:21 h
REDACCIÓN
Más sobre: músicaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Ana Belén, Víctor Manuel, Miguel Ríos y Joan Manuel Serrat volverán a reunirse sobre los escenarios en "una fiesta de exaltación de la amistad", a lo grande, sin la pretensión de "demostrar ni inventar nada" que no hayan hecho antes, pero convencidos de que aún hay recovecos por explorar.

Así lo han señalado hoy en una rueda de prensa en Madrid en la que han presentado los dos conciertos que, en principio (sin descartar más, según sus agendas), compondrán "El gusto es nuestro 20 años". Será el 18 de junio en el Barclaycard Center de Madrid (antiguo Palacio de Deportes) y el 28 de junio en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

Con un montaje con el que piensan "tirar la casa por la ventana, algo muy novedoso y muy espectacular", esta doble cita servirá para conmemorar el célebre e histórico "tour" que protagonizaron hace dos décadas, "El gusto es nuestro", que atrajo a más de 500.000 espectadores en 33 conciertos por todo el país y que, según Ana Belén, les reafirmó aún más como amigos.

Además, permitirá volver a disfrutar sobre las tablas de Miguel Ríos, quien vive desde hace un lustro en un relativo retiro y que vio en esta la oportunidad idónea de "volver por los senderos de la amistad y el arte".

"Esto responde a la necesidad de estar juntos los cuatro más que a una vuelta formal", comenta el artista granadino en una entrevista con Efe, en la que ha asegurado que se trata de un retorno absolutamente "puntual".

¿Han soñado los demás con ese retiro virtual? "La pregunta no es esa, sino ¿por qué habrá querido retirarse Miguel cuando canta tan bien?", pregunta Víctor Manuel. "A mí la familia no me deja retirarme, porque dicen que estoy muy bien fuera de casa", repone Serrat en broma.

Según han relatado, fue la compañía discográfica la que les recordó la cercanía del aniversario y, al valorar las posibilidades de cómo conmemorarlo, la solución no podía estar más clara.

"No sabemos hacer otra cosa que cantar", explica el autor de "El abuelo Vítor", quien ha ejercido de principal promotor de este reencuentro y que destaca que ahora poseen "20 años más de experiencia", con las ganas de "hacer conciertos que se recuerden los 20 años siguientes".

De 1996, recuerdan que la gira coincidió con la primera victoria de José María Aznar al frente del PP y de cómo les "cavaban una fosa" a los cuatro, "porque ya era hora de pasar página". "Pero aquí estamos", repone.

El suyo parece haber sido un encuentro mucho más fácil de gestar que el de las fuerzas de izquierdas que negocian estos días un posible Gobierno. "Lo que la gente ha votado es que no haya bipartidismo, así que lo suyo es que se pusieran de acuerdo. La generosidad está en la base de lo que hizo la Transición", ha dicho en este sentido Ana Belén.

En su caso, asegura que su pensamiento sigue siendo "básicamente" el mismo que el de hace 20 años. "Igual me he vuelto más intransigente, porque la edad te hace ir más al meollo del asunto y estás menos dispuesto para las tonterías", ha añadido.

"Cruzar y compartir repertorios", ha dicho, es una de las cosas que más le gusta hacer sobre el escenario, lo que siempre da la opción de revitalizar los clásicos con los que todo el mundo los identifica, como "Hoy puede ser un gran día", "España camisa blanca de mi esperanza", "Bienvenidos", "Solo pienso en ti", "Cantares", "Mediterráneo", "La Puerta de Alcalá".

"Un artista tiene que estar planteando siempre obra nueva, de forma más urgente en sus primeros años, la cual sirve para que el público se dé cuenta de que haces algo y, al mismo tiempo, para que pase de ella, porque recurre siempre al mundo que le conmueve. Esa es una de las grandes tragedias de todos los artistas, que quedan prisioneros de sus propios éxitos", reconoce Serrat.