Almodóvar, listo para volver a la comedia con uno de sus próximos proyectos

Almodóvar, en Cannes (AFP)

cultura

| 21.09.2011 - 15:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El cineasta español Pedro Almodóvar desveló hoy que ya tiene dos nuevos proyectos cinematográficos en una fase de desarrollo muy avanzada y que, uno de ellos, es una comedia, con la que piensa satisfacer las peticiones del público que por la calle le pide películas en las que predomine el humor.

Durante la rueda de prensa de presentación en Roma de su último trabajo, "La piel que habito", filme protagonizado por los actores españoles Antonio Banderas y Elena Anaya, el director manchego negó que su papel durante los rodajes sea el de un ser "todopoderoso" que no se someta a los exigencias de la producción.

"Las historias me acompañan durante varios años y las desarrollo al mismo tiempo. En este momento hay dos historias que claramente se acercan a su desarrollo final, pero como las dos son muy mediáticas, no quiero empezar a hablar mucho de ellas aún", comentó Almodóvar.

"En España la gente me pide que haga una comedia. Hay señoras que me asaltan por la calle y me dicen: 'Mira, Pedro, tus películas de los años 2000 nos han gustado, pero ¿para cuándo vas a hacer otra comedia?'. La buena noticia es que uno de esos dos proyectos -voy a hacer los dos-, al menos uno, es una comedia. Por fin", agregó.

El cineasta español estuvo acompañado en la capital italiana por Banderas y Anaya y reconoció que, aunque parezca que acumula mucho poder en la creación de sus proyectos como productor, director y guionista, se somete "a un montón de condicionamientos".

"En muchas cosas tengo ideas muy precisas y demando a todos los que colaboran conmigo que las lleven a cabo. En eso exijo que me acompañen en esas decisiones. Eso es lo propio de un director que asume la autoría y la responsabilidad de si gusta o no la película y de si funciona en el mercado", comentó.

Y en este sentido, los dos actores protagonistas de su película, Anaya y Banderas -uno de esos "chicos Almodóvar" que volvía a trabajar con el cineasta 21 años después de hacerlo con "Átame" (1989)-, definieron como un "regalo", y casi un "sueño", en el caso de ella, el hecho de haber podido trabajar con el director.

"Si yo dejase de existir mañana, pero aunque ocurriera dentro de 20 años, pase lo que pase, a mí se me recordará por ser un actor que hizo seis películas -por el momento- con Pedro Almodóvar", comentó Banderas.

"La mayoría de las cosas que me han pasado con Pedro han sido maravillosas. He vivido en primera línea la experiencia de un hombre que ha roto las reglas del juego del cine español como estaban hasta entonces. Para mí ha sido una experiencia más cercana a la ruptura artística y a la creatividad pura. 21 años después, me encuentro que ese motor no ha muerto, que sigue expandiéndose", añadió.

El actor español comentó que "gracias a Dios" no es fácil trabajar con Almodóvar y que "La piel que habito" es, junto con "La ley del deseo" (1986) y "Átame", la película del cineasta manchego en la que ha trabajado que más le han hecho reflexionar sobre el cine, pues en ellas el director da "un salto al vacío sin red".

"En el terreno profesional he notado un cambio. Lo he notado más minimalista en las formas, más austero, más limpio, y en la parte del contenido más serio y profundo", afirmó Banderas.

Almodóvar, que plasma en su último trabajo la historia de un médico obsesionado con la cirugía plástica, defiende la labor que llevan a cabo los científicos para conseguir avances, aunque asegura que, por muchos progresos que se logren con las operaciones, la identidad del individuo siempre estará por encima.

En este sentido, el cineasta se demuestra partidario de llevar a la pantalla "rostros humanos" de actores poco operados que expresen una historia vital, aunque no rechaza narices operadas en 2010, eso sí, nunca para una película de época, por aquello de los anacronismos.

...