Álex García pide a los productores que se "arriesguen más" con las películas

Álex García

cultura

| 13.03.2016 - 14:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El actor Álex García ha pedido a los productores que se "arriesguen más" con las películas ya que, en su opinión, "hay público para cada proyecto y proyectos para todo el público", de ahí que su sueño sea "hacer cine comercial que haga reflexionar".

En la rueda de prensa previa a la entrega del premio Roel como Actor del siglo XXI, de la Semana de Cine de Medina del Campo, ha subrayado que "hay que hacer hueco a la cultura" y, en este sentido, ha reflexionado sobre las dificultades que tuvo La novia para poder salir adelante.

Una película que, sin embargo, logró doce nominaciones a los premios Goya, incluida la suya como actor revelación, y que le ha dado un papel, el de Leonardo que le ha permitido reconciliarse aún más con una profesión de la que "hace un tiempo" se sentía "desilusionado".

Al respecto, ha advertido de que "es necesario encontrarnos con nuestras raíces y perder el miedo a los clásicos" como Federico García Lorca -autor en el que se basa La novia-, ya que "Cervantes o Tirso de Molina, por poner un ejemplo, no tienen nada que envidiar a Shakespeare", del que se han realizado multitud de adaptaciones.

Además, ha considerado que "el público español es muy inteligente y consume mucho cine, y sabe ver Ocho apellidos vascos, La isla mínima o La novia, porque el cine ha crecido potencialmente mucho en los últimos años y eso hace que se caigan los prejuicios y que los directores apuesten por historias más arriesgadas".

A pesar de que muchos de esos cineastas, como Leticia Dolera o Daniel Guzmán, han surgido desde la actuación, en su caso "no se plantea" ponerse detrás de las cámaras porque lo considera "muy complicado" y, de hecho, ha confesado que dirigió un corto hace varios años "Un día cualquiera", cuyas copias tiene guardadas "a buen recaudo" en Tenerife.

Por contra, sí ha querido lanzarse a la piscina para producir una obra, El amante, una experiencia que "va más allá de la representación y que busca activar los cinco sentidos del espectador, a través de la gastronomía y lo audiovisual", y en la que ha puesto "mucha ilusión" porque supone "una pasión".

El año 2016 será un buen año para el intérprete canario, ya que se proyectarán tres trabajos de Álex García: La punta del iceberg, Gernika y Kiki, el amor se hace, de Paco León, en la que ha seguido potenciando su vis cómica, con la que se encuentra "muy cómodo" después de haber interpretado muchos papeles dramáticos.

"Soy un antihéroe, gracioso con mis amigos, torpe, olvidadizo, y me pasan cosas de película, así que tenía muchas ganas de hacer comedia. Además en el caso de Kiki es una película ácida y elegante que espero atraiga a mucho público, porque te hace salir con ganas de sexo", ha indicado.

En breve comenzará a rodar "No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas", con María Ripoll, lo que le convierte en un actor "todoterreno", que es capaz de cantar, interpretar, trabajar el cuerpo y la mente para estar lo más preparado posible" que es su objetivo, ya que es "muy exigente y crítico" consigo mismo.

Recibir el Roel como Actor del siglo XXI supone para él "un reto" que recoge "con responsabilidad" para seguir su camino y cumplir más sueños, siempre con la intención de disfrutar de su profesión y de llegar al público "contando historias" a través de sus trabajos.