La venta de música desciende un 5% y la suscripción a plataformas digitales sube un 93%

cd_musica470
cd_musica470 |Archivo

Los españoles gastaron 141 millones de euros durante 2012, un cinco por ciento menos que en el ejercicio anterior, cuando la cifra se situó en 148,6 millones, un 77,5 por ciento respecto a 2001, cuando se superaron los 600 millones de euros, según muestran los datos publicados este jueves por Productores de Música de España (Promusicae).

La inevitable caída del mercado físico no ha sido compensada con las ventas digitales que, en referencia a estos datos, aumentó un 4,1 por ciento durante 2012, pero apenas representa un 34 por ciento de las ventas totales de música, lejos del 55 por ciento de Estados Unidos, por ejemplo.

Dentro de esta modalidad, el servicio que más aumentó, con una subida del 93 por ciento, fue la suscripción a operadores como Spotify o Deezer, así como a otras plataformas ofrecidas por los operadores móviles. En el lado opuesto, los servicios de "streaming" financiados por publicidad fueron los que más descendieron, casi un 30 por ciento menos.

Respecto al formato físico, las ventas de discos alcanzaron en 2012 los 12 millones de unidades, un 7,9 por ciento menos que en el año anterior (13,1 millones de discos). A pesar del resurgimiento del vinilo, los 135.000 LP que se despacharon en España el año pasado son un 4,3 por ciento menos que los vendidos en 2011 (141.000).

En total, el mercado físico, que incluye las ventas de audio y DVD y VHS, se contrajo hasta los 92,8 millones de euros, frente a los 102,2 millones que se habían computado en 2011.

Por compañías discográficas, Universal Music absorbe un 29,3 por ciento del mercado, frente al 26,6 porciento de Sony y el 16,4 por ciento que acredita EMI. La cuarta gran firma multinacional, Warner, obtiene un 15,5 por ciento de las ventas físicas totales.

DESCARGAS ILEGALES, "UN EXPOLIO CONTINUADO"

El presidente de Promusicae, Antonio Guisasola, ha lamentado que estos datos "vuelven desgraciadamente a confirmar que las descargas ilegales siguen constituyendo un expolio continuado e impune en España".

"La Ley Sinde era insuficiente al no contemplar las redes P2P y ni siquiera se aplica con rigor un año después. Internet sigue siendo una anarquía al sur de los Pirineos y los poderes públicos continúan despreciando la cultura como tejido industrial y elemento difusor", critica.

Por ello, exige "medidas contundentes, desde ya, que generen optimismo y garantías para poder potenciar todo tipo de nuevos modelos de negocio y difusión de la música a través de las nuevas tecnologías".