La muestra 'Vivir con un icono' recorre los hitos del diseño de muebles y objetos

El Colegio de Arquitectos acoge desde el 9 hasta el 23 de abril la muestra Vivir con un icono, con la que se recorren las últimas décadas de la historia del diseño a través de una selección de muebles y objetos.

Esta exposición, comisariada por la revista AD España para HTC, reúne sillas, mesas, lámparas y hasta un simple vaso o unteléfono móvil que se han convertido en iconos del diseño de los últimos 100 años y que, a pesar de ser piezas de uso doméstico, representan imágenes de una época e incluso se han convertido en obras de arte.

Entre los diferentes objetos que forman parte de este recorrido destaca la Butaca Wassily (1925), con la que el arquitecto de origen húngaro Marcel Breuer, empeñado en construir un mueble con la resistencia y la ligereza de las bicicletas, quiso experimentar con los tubos de acero de 20 mm que estaba acostumbrado a ver en estas estructuras.

El resultado fue la silla que se conocería como Wassily en homenaje a uno de sus primeros admiradores, el pintor Wassily Kandinsky. El diseño fue una revolución por el uso del material y el método de fabricación, que combinaba el acero cromado con asientos y respaldos en cuero, lona o tela.

Otro de los hitos del diseño de muebles que se podrán ver en esta muestra es la Silla Apilable Panton (1960-1967), la primera silla de plástico de una sola pieza, diseñada por el danésVerner Panton, quien comenzó a desarrollar el concepto en 1960, pero no presentó el modelo definitivo hasta 1967. Para ello, invirtió siete años de trabajo.

Además, en esta exposición se podrá ver también la Máquina de escribir Valentine (1969), portátil, ligera y fácil de transportar que supuso una ruptura radical de las herramientas de un despacho tradicional; así como la Lámpara Tizio (1972), con la que el diseñador Richard Sapper convirtió el pesado transformador de este aparto de alto voltaje en la propia base para la lámpara de mesa.