La esencia de la ópera y la del teatro fundidas en la Carmen de Pepa Gamboa

La CARMEN más auténtica, desnuda y desgarrada llega a Madrid los próximos 3, 4 y 5 de julio. Aquella que impactara al público de mano del revolucionario PETER BROOK, y

que pone ante nosotros la esencia misma de la obra maestra del tándem Bizet / Merimée.

Se trata de La tragédie de Carmen, una producción del TEATRO CALDERÓN de Valladolid, que se estrenó el 22 de enero de este año como parte de la conmemoración del 150 aniversario del prestigioso espacio escénico vallisoletano, y que da a luz un montaje “esencial”, firmado por una de las directoras de escena más arriesgadas e interesantes de nuestra escena: Pepa Gamboa.

Gamboa se enfrenta en este espectáculo a su primera experiencia con la ópera. Si bien, en sus propias palabras y como no podía ser de otra manera, “esta versión de Carmen supone una experiencia que no es hacer ópera stricto sensu, sino trabajar en LA FRONTERA ENTRE LA ÓPERA Y EL TEATRO”.

Al tiempo que Aragón la define como “LA QUINTA ESENCIA DE LA MÚSICA DE BIZET”. Y es que, la magia de esta “esencia dramática y operística” se fundamenta en tres pilares: por un lado, una composición escénica concisa y sin artificios; por otro, una adaptación de la partitura que, “en manos” de un reducido grupo de músicos, resalta y recupera el potencial dramático de la composición y otorga el mismo protagonismo a texto, voz y música; y, por último, la eliminación de todo elemento superfluo.

En definitiva, quince músicos, cuatro solistas y tres actores que, en el centro de una en escena sobria, despojada, conducen al espectador a lo largo y ancho duna sucesión de escenas cortas, de gran profundidad dramática y ritmo fluido, casi cinematográfico.

BOUFFES DU NORD

En 1981 se estrenaba en el teatro Bouffes du Nord de París la personalísima visión de Brook sobre la archiconocida ópera Carmen. A él se unían la música de Constant y la pluma de Carrieré, para ofrecer al público una reinterpretación del clásico de Bizet, que recuperaba la esencia dramática y musical de la obra.

El público acogió con enorme entusiasmo la propuesta, carente por completo de los artificios escénicos y musicales de versiones anteriores. Un público que pudo entrar en contacto directo con el auténtico drama de aquella gitana maltratada, que luchaba por ser libre, por conseguir el amor y por garantizar su propia supervivencia.

PEPA GAMBOA

Pepa Gamboa es en la actualidad una de las directoras de escena más sugerentes del panorama nacional. Comenzó su carrera con la compañía El traje de Artaud, dirigiendo títulos como El tambor futurista, Nosferatu y Matemática.

Asidua a la Bienal de Arte Flamenco, dirigió en 1988 el espectáculo Los zapatos rojos, de la compañía de Israel Galván, uno de los espectáculos más destacados de la décima edición de la Bienal y considerado una de las propuestas fundacionales de la nueva puesta en escena flamenca. Volvió a la Bienal en su siguiente edición, de nuevo junto a la compañía de Israel Galván, con La metamorfosis de Frank Kafka.

En 2010 recibe los Premios Clara Campoamor y Escenarios de Sevilla al mejor creador escénico. Dirige Paseo por el amor y la muerte con José Antonio, Fernando Romero, Arcángel y Miguel Ortega.

En 2011 estrena, en el Teatro Español de Madrid, la obra Veinticinco años menos un día (The tea is ready!) de A. Álamo, tras el enorme éxito cosechado poco antes con su impactante montaje de La casa de Bernarda Alba interpretada por mujeres gitanas del Vacíe, y por el que recibiera, entre otros, elPremio El Público de Canal Sur y el Concordia del Instituto para la Cultura Gitana.

Su último trabajo es Lear, versión de El rey Lear de W. Shakespeare, estrenado en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro en 2013.

CARLOS ARAGÓN

Gran maestro repertorista, compagina esta actividad con la dirección de orquestas como la Filarmónica de Málaga, Comunidad de Madrid, Orquesta Ciudad de Córdoba, Sinfónica de Baleares, Sinfónica de Vizcaya, Sinfónica de Navarra, Orquesta de Cámara de Moscú, Orquesta de Cámara del Teatro Bolshoi, la Collegium Marianum de Praga y la orquesta Región de la Picardie de Francia en diferentes producciones operísticas, recitales y conciertos.

Entre los últimos proyectos que ha realizado, destaca la dirección de El amor brujo de Falla con Carmen Linares, en el Auditorio Nacional de Madrid, así como diversos recitales junto a la soprano Vivica Genaux, en Weimar (Alemania), el Festival Monteverdi Vivaldi (Venecia) y el Teatro de La Zarzuela de Madrid.

También ha dirigido recientemente Tosca, con direccion escénica de Giancarlo del Monaco y la orquesta filarmónica de Málaga, en Jerez, e Il viaggo a Reims, de Rossini, para la fundación Royaumont de París.

El espectáculo, que inaugura el nuevo escenario PUENTE DEL REY, del festival VERANOS DE LA VILLA, podrá verse los días 3, 4 y 5 de julio, a las 22 horas. Las entradas, con un precio de 25 euros, podrán adquirirse en la página web www.entradas.com y taquillas de recinto.