El director de la Feria del Libro reconoce no "haber visto" una edición con tanta lluvia: "Esto es puro cambio climático"

El director de la Feria del Libro de Madrid, Manuel Gil, ha asegurado que el día que este evento "salga del Parque del Retiro será un fracaso económico", recordando que anteriores experiencias fuera de este recinto fueron "funestas" y calificando como "absurda" esta posibilidad. Así, Gil ha explicado en una entrevista con Europa Press que la posibilidad de trasladar la feria "no está encima de la mesa" y la continuidad del parque como sede "no se cuestiona". "Otra cosa es hablar más con los responsables de parques y jardines en Madrid para mejorar las condiciones, pero la alcadesa (Manuela Carmena) ya fue clara al respecto: no saldrá", ha añadido.

El director de la feria --que concluirá este domingo 10 de junio-- ha recordado cómo por ejemplo en el año 1979 se trasladó el evento al Pabellón de Cristal de la Casa de Campo, debido a obras en el Retiro y con la excusa de que la feria estuviera bajo techado. "Aquel año fue un desastre", ha lamentado.

También ha recordado que parte de este debate ha podido surgir por los problemas de los primeros días para el montaje de las casetas. "Hace años cada uno entraba y salía como quería y esto parecía un parking. Hay que ser razonable, hay un plan de sostenibilidad que cumplir y que esto se convierta en la M-30 no entra en los planes ni del Ayuntamiento ni de la Feria", ha aseverado.

Pese a no querer hacer balances hasta el último día, cuando estarán los datos cerrados, Gil ha reconocido que la lluvia de este año ha "incidido inevitablemente" en la feria. No obstante, ha adelantado que --aunque "las expectativas no se van a cumplir"-- las cifras de ventas están a día de hoy "muy similares" a las del año pasado.

"Los domingos sí ha hecho buen tiempo y eso ha compensado en parte el resto de días de lluvias", ha señalado, tras reconocer que no ha "visto" una edición con tanta lluvia como ésta en su "vida". "Esto es puro cambio climático. Aquí ha llovido siempre, incluso ha habido carteles que han hecho referencia a la lluvia, pero esto es inaudito y no ha ocurrido nunca", ha incidido.

En cualquier caso, Gil se ha mostrado "contento" con una feria con el mayor número de actividades culturales celebradas hasta la fecha y con Rumanía como país invitado.

También confía en que este fin de semana sirva de "último impulso" para las editoriales, que harán "un despliegue enorme y sacarán toda la artillería".

El director de la Feria ha señalado que la organización se reunirá al final de esta edición para abordar futuras mejoras de cara a próximos años. Mientras alargar la duración de la feria está "totalmente descartado", el reto será el de encontrar espacio para los nuevos editores. "Hay que encontrar con los editores fórmulas con las que podamos agrupar más editoriales, porque el crecimiento está ahí", ha concluido.