La crisis y las subvenciones al cine español

"He visto morir a mi padre en un hospital público sin mantas ni agua". Con este alegato durísimo agradecía su Goya la actriz Candela Peña. Una acusación que desmiente el director del hospital San Lorenzo de Viladecans, Barcelona, donde estuvo ingresado su padre. Hoy ha dicho en un programa de radio que las acusaciones son falsas.

El Hospital de Viladecans ha negado las acusaciones de la actriz Candela Peña, que afirmó en la gala de los Goya que su padre falleció en el centro sanitario "sin mantas para taparle y ni agua para beber", y le responde que siempre han tenido agua y mantas disponibles para todas las habitaciones.

Por su parte, la delegada del sindicato CGT en el Hospital de Viladecans, Eliana López, ha dicho que "no es verdad que falten mantas ni agua" en este centro sanitario, sino que el problema grave es la "falta de personal".

Críticas a los ajustes en Sanidad, pero nada en relación a las subvenciones al cine español que, a pesar del dinero público, sigue sin levantar cabeza. Las vacas gordas de la época del gobierno socialista, en cualquier caso, se han acabado. Las ayudas al cine bajan un 35 por ciento. En 2011 fueron de 79 millones y en 2012 cayeron hasta los 49 millones. Por cierto que el año pasado, a pesar de tener menos ayudas, el cine español recaudó más en taquilla: 106 millones de euros.

Y otra curiosidad. Siempre es una película la que salva la temporada. En 2011 fue Torrente 4. El año pasado Lo imposible.

Lo cierto es que el mal endémico de nuestro cine persiste: Poco tirón en la cartelera, falta de espectadores y pocos réditos en taquilla. En este contexto, difícil reclamar subvenciones. De hecho, este año está previsto recortar aún más las ayudas al cine español... Se quedarán en 39 millones de euros.