La Traviatta de Verdi en el templo de Debod

La ópera de Giuseppe Verdi La Traviata llegaba a los jardines del templo de Debod. Ante más de cinco mil espectadores, el Ayuntamiento transformaba un Templo egipcio de 3.000 años en unos salones y casa de campo del XIX.

Basada en la novela de Alejandro Dumas hijo, la Dama de las Camelias, forma parte de la celebración del Día Europeo de la Música.

Esta no es la primera vez que la Junta Municipal del distrito ofrece a todos los madrileños en este emblemático espacio de la ciudad, un género tradicionalmente considerado exclusivo. En 2009 se representó Don Giovanni, de Mozart, en 2010 Aida, de Verdi, en 2011 Turandot, de Puccini y el pasado año Rigoletto, también de Verdi. Los músicos y cantantes que participan en las óperas son artistas emergentes, en su mayoría formados en el Conservatorio.

"Las instituciones culturales más importantes se crean de forma espontánea. Celebramos tan sólo la quinta edición de la ópera en el Templo de Debod y ya podemos decir que está consolidada. En la conmemoración de los 200 años del nacimiento de Verdi y Wagner no podíamos celebrar el Día Europeo de la Música sin elegir una obra de uno de ellos. Hemos elegido Verdi y su ópera La Travista", ha declarado el concejal presidente del distrito de Monccloa-Aravaca, Álvaro Ballarín.

"La Traviata es a la vez una ópera elevada, de culto y también una ópera muy popular- continuó el concejal-.Este carácter popular de la Traviata es lo que nos decidió a elegirla, ya que es la única vez en el año en Madrid que se ofrece una ópera abierta y de acceso libre al público de forma completa".

La Traviata de Giuseppe Verdi, opera dividida en tres actos cuyo eje dramático está centrado en su protagonista Violetta, joven y enferma cortesana que se enamora perdidamente de Alfredo. Decide abandonar su vida e irse a vivir con él. Pero el padre del joven se opone a su unión y le pide a Violetta que deje a su hijo por conveniencias sociales. Ella, que le ama profundamente, considera que es lo mejor para él y le abandona. Esto provoca en Alfredo una gran desesperación, tras un grave incidente, el padre del joven decide que lo mejor es que ambos regresen juntos, pero el destino tiene sus propios planes.

Un acontecimiento cultural de esta dimensión tiene tres justificaciones: cultura de calidad, acontecimiento popular y oportunidad a los creadores emergentes.