El Thyssen aborda la revolución impresionista del paisaje de Corot a Van Gogh

Impresionismo
Impresionismo |Impresionismo

El Museo Thyssen Bornemisza propone un análisis del papel de la pintura al aire libre como motor de la renovación plástica del siglo XIX con "Impresionismo y aire libre. De Corot a Van Gogh", una muestra que reunirá un centenar obras de maestros de este género a partir del 5 de febrero.

El objetivo de la exposición es abordar el fenómeno de la pintura al óleo fuera del estudio, como una práctica que abrió nuevas vías de experimentación al paisajismo, y revolucionó la pintura del siglo XIX en su conjunto.

"Impresionismo y aire libre. De Corot a Van Gogh" aglutina en un mismo itinerario a iniciadores del paisaje al aire libre como Pierre-Henri de Valenciennes, pasando por artistas como Turner, Constable, Corot, Rousseau, Courbet, Daubigny y todos los grandes maestros del impresionismo, hasta llegar al cambio de siglo con Van Gogh o Cézanne, entre otros imprescindibles.

La exposición, comisariada por Juan Ángel López-Manzanares y abierta hasta el 12 de mayo, según una nota difundida por el museo; está estructurada en torno a los motivos más frecuentados por la pintura del natural: arboles, ruinas, rocas, montañas, arroyos o el mar.

Esta disposición temática frente a la tradicional cronológica permite enfatizar la continuidad de la tradición de la pintura al aire libre, y la diversidad de las soluciones plásticas adoptadas por los distintos maestros.

Piezas como "Paisaje bajo un cielo agitado" y "El hospital de Saint Remy" de Van Gogh; el "Acantilado y Porte d'Aval con mal tiempo", firmado por Monet; o la "Granja en Normandia" de Cézanne, son solo una muestra de las destacadas obras que podrán ver los visitantes.