El Teatro Real estrena 2015 resucitando la ópera 'Hõnsel y Gretel'

teatroreal_hg
Teatro Real |Archivo

l Teatro Real estrena 2015 resucitando Hõnsel y Gretel, la ópera más conocida del compositor alemán Engelbert Humperdinck, de la que podrán verse nueve representaciones entre el 20 de enero y el 7 de febrero, en una moderna y edulcorada versión del cuento infantil de los hermanos Grimm, centrada en la crítica al consumismo de la sociedad actual.

"Es curioso que una obra así tengamos que presentarla como un acontecimiento porque se trata de una de las obras más populares del repertorio anglosajón; una de las diez óperas más populares, y la primera sobre la que se hizo una retransmisión radiofónica", ha destacado el director artístico del Real, Joan Matabosch, durante su presentación en Madrid.

"Por lo que sea", ha señalado que en España esta ópera es "completamente desconocida", y sobre la que se ha hecho poco, además de "que hace muchísimos años que no subía al escenario español".

MARCADA INFLUENCIA WAGNERIANA

La ópera fue compuesta por el compositor alemán y último discípulo de Wagner, Engelbert Humperdinck, a instancias de su hermana, y está basada en el cuento homónimo de los hermanos Grimm.

La obra tuvo una popularidad enorme desde su estreno en 1893 en Weimar por "el gran abogado" de la obra, Richard Strauss, quien consideró que se trataba de una "obra maestra" y, por eso desde el primer momento, siempre quiso dirigirla, según ha relatado Matabosch.

"Es una actualización de la obra, explicada como un cuento de niños y respetando el argumento, trama y temática de la obra, pero detrás tiene una crítica tremebunda al consumismo de la sociedad actual, por un lado muy divertido, inquietante y enormemente sintónico con la obra. Da la sensación de que esta obra nos está hablando de lo que vemos a diario en nuestro entorno. Es un espectáculo magistral", ha agregado el director artístico del Real.

La producción de Hõnsel y Gretel que se verá en el Teatro Real, con una duración aproximada de dos horas y diez minutos, pertenece a Lauren Pelly. Fue estrenada con éxito en el Festival de Glyndebourne en 2008 y, por ejemplo, sustituye la clásica casa de jengibre por un supermercado repleto de dulces y tentaciones.

La escenografía, a cargo de Bárbara de Limburg, presenta un bosque golpeado por el desastre ecológico, donde la bruja, reinventada como grotesca dueña del establecimiento, atrae a dos niños harapientos a su guarida de obesidad y exceso. La dirección musical corre a cargo de Paul Daniel, mientras que los dos hermanos estarán representados por la mezzosoprano Alice Coote (Hõnsel), y la soprano española Sylvia Schawrtz (Gretel).

Los padres de los pequeños serán el barítono Bo Skovhus (Peter) y la mezzosoprano Diane Montague (Gertrude). La perversa bruja estará interpretada por el tenor José Manuel Zapata. Las hadas del cuento tendrán voz en las sopranos Ruth Rosique (Duende del Rocío) y Elena Copons (Duende del sueño).

Además, el coro y la orquesta titulares del Teatro Real y los pequeños cantores de la JORCAM completan el equipo artístico de esta producción, que en la función del 27 de enero contará con la dirección musical de Diego García Rodríguez.

¿QUE DESTACA DE ESTA PRODUCCION?

El director de orquesta Paul Daniel ha manifestado que las dimensiones de la orquestación de Hõnsel y Gretel se corresponden con las del Wagner joven, y con muchos detalles y un guión "claro que funciona" y con sentido del humor.

Por su parte, la mezzosoprano Alice Coote, que ha representando en muchísimas ocasiones el papel de Hõnsel, confiesa que ésta va a ser la última porque "tiene 46 años" y es "muy complejo" enfundarse en la ropa interior que requiere el papel y aparentar un niño de diez años, según ha bromeado.

Sobre esta afirmación, Matabosch ha recalcado que todos los artistas dicen lo mismo y después reaparecen, y el director musical Paul ha dicho que Coote volverá aunque tenga 86 años.

Preguntada en qué se diferencia esta producción a las anteriores sobre las que ha actuado, Coote ha destacado que ésta es "la más física", y cuenta con el mensaje "visualmente más moderno", que refleja el momento presente del 2015 y con los problemas que puedan tener los niños y los adultos.

Gretel estará representado por la soprano española Sylvia Schwartz, quien ha subrayado que es la primera vez que canta este papel porque estaba esperando el momento justo para cantarlo, el momento en el que madurara su voz.

"Para mí, lo más importante es que en un mundo en el que todo se ha roto y donde lo bonito y sincero se ha perdido, los niños son una figura de inocencia y casi impermeables al mundo destrozado que tienen a su alrededor. Viven en una caja de cartón pero juegan igual y cuando tienen que hacer una guirnalda de flores la hacen con basura y es igual de bonita", ha explicado.

La bruja, que estará representada por el tenor español José Manuel Zapata, ha destacado que los niños son muy listos y en el súper en el que les introduce la bruja huelen que ya no va bien. "Creo que es la primera vez que doy el físico en el rol porque ya me he comido a los niños", ha bromeado, subrayando que la producción y la música son "maravillosas".

REPRESENTACION CON COMPLEJIDAD FISICA

Además, los tres han destacado la complejidad física de la ópera, ya que están en constante movimiento, con una escenografía "muy simbólica, muy inestable y donde es complejo moverse".

"El supermercado parece que este hecho para una talla pequeña", ha bromeado Zapata (bruja), reconociendo que ha incorporado el proceso de recuperar el aliento ante tanto movimiento al personaje. "Yo soy un atleta ahora con mi extrema delgadez", ha bromeado. Sylvia Schwartz (Gretel) ha subrayado que hay tres o cuatro páginas donde uno no sabe dónde respirar y además está en constante movimiento.

En paralelo al estreno de la ópera de Humperdinck se han organizado diversas actividad, dentro y fuera del Real, para complementar la programación y por ejemplo la Biblioteca Nacional de España ha inaugurado una exposición el pasado diciembre, sobre una muestra de libros e ilustraciones sobre el cuento.