Sister Helen, autora de 'Pena de muerte': "Cualquier criminal es un ser humano"

El Teatro Real estrena en España "Dead Man Walking", primera ópera del compositor Jake Heggie, basada en el libro homónimo de la hermana Helen Prejean, llevada al cine como "Pena de muerte" por Tim Robbins. La hermana Helen Prejean y el compositor Jake Heggie han acudido a la presentación este jueves.

"CUALQUIER CRIMINAL ES UN SER HUMANO"

Sister Helen, autora del libro 'Pena de muerte' en el que narra su experiencia con un condenado en el 'corredor de la muerte' en Estados Unidos, ha defendido este lunes 22 de enero que "cualquier criminal es un ser humano y tiene derecho a la dignidad".

Helen Prejean ha visitado España con motivo del estreno en el Teatro Real de la ópera 'Dead man walking' (inspirada en su libro, con el título original en inglés) y, en encuentro con la prensa acompañada de la soprano Joyce DiDonato, ha abordado la vigencia de su relato en contra de la pena de muerte.

"La pena de muerte se acabará pronto en Estados Unidos, no sé cuándo, pero ya es algo que se está empezando a mover y gracias al aspecto humano, se conseguirá. En este aspecto tenemos mucho que aprender de Europa, donde ya se ha superado esto y siguen adelante", ha afirmado la monja católica.

LOS SENTIMIENTOS DE LAS VÍCTIMAS

Para Prejean --conocida como Sister Helen--, la lucha actual se centra en "dejar de ser coautores" de estas muertes junto al Estado. "La gente está empezando a despertar: en situaciones de vida o muerte no hay que dejar las decisiones en manos del Gobierno. Poco a poco nos vamos alejando de esto", ha aseverado. En este sentido, ha recordado su experiencia en el corredor de la muerte, donde ha tratado con criminales de los que ha podido conocer "su lado humano". "Yo nunca tuve la sensación de que los criminales pudieran ser buenos, incluso les tenía miedo. Pero como dice el Papa Francisco, cuando empiezas a conocerlos es cuando sabes que son personas y, si les miras a los ojos, son muy hermanos", ha relatado.

Prejean ha reconocido ser consciente de los sentimientos de los familiares de las víctimas cuando conocen al autor del asesinato de sus seres queridos. "Se siente rabia, furia y deseos de venganza, pero los criminales también tienen sus familiares. Esos sentimientos forman parte de la reacción humana, hay un instinto de venganza tremendo y transformarlo en compasión no es fácil, pero se consigue", ha destacado.

Cabe destacar que la producción llega a España en un momento en el que se ha avivado el debate sobre la conveniencia o no de mantener las penas de prisión permanente revisable aunque, pregunta por ello, Sister Helen no se ha pronunciado específicamente al respecto.

1995, AÑO EN QUE "TODO CAMBIÓ" CON LA PELÍCULA

Sister Helen ha recordado cómo la adaptación de su libro a la gran pantalla cambió la recepción de su obra. "Todo ocurrió muy rápido: el libro se publicó en 1993 y en 1995 ya estaba la película de Tim Robbins protagonizada por Sean Penn y Susan Sarandon, lectora del libro y que se llevó un Oscar por su trabajo", ha defendido.

El libro estuvo numerosas semanas en la lista de más vendidos y, según su autora, cambió "totalmente" la percepción sobre la pena de muerte, que en 1993 contaba con el respaldo del 80% de la población estadounidense. "Es una obra sobre una historia real, no es ficción, es mi viaje. Otras películas eran más documentales y no lograron implicar tanto a la gente", ha apuntado.

Sister Helen continúa todavía con su labor en el corredor de la muerte, con un preso del que espera se demuestre su inocencia y se revoque la pena. A lo largo de estos años --Elmo Patrick, el protagonista de su relato, fue el primero-- ha tratado con hasta siete condenados, algunos de los cuales reconoce que no eran inocentes del crimen del que se les acusaba.

'DEAD MAN WALKING', UN VIAJE "CON CINTURÓN DE SEGURIDAD"

En la ópera que llega al Teatro Real, que estará desde el 26 de enero al 9 de febrero, desde el primer momento queda claro que el protagonista es culpable de los crímenes (se muestra en la primera escena). "Al público habría que ponerle un cinturón de seguridad, porque es un viaje muy fuerte en el que se aprende a tener compasión", ha relatado.

DiDonato, que lleva a escena el papel de Sister Helen, ha definido 'Dead man walking' --estrenada en el año 2000-- como una obra de "preguntas universales". La soprano ha comentado cómo gran parte del reparto será español y eso influye en el trabajo de preparación. "Es gente que no conoce la pena de muerte y no se han criado con ello, porque viven en un país en que no se mata a sus ciudadanos. Esto hace que todos estén más atentos en este viaje emocional", ha destacado.