Sergio Ramírez recibe del Rey el Premio Cervantes que dedica a los asesinados en Nicaragua

El escritor Sergio Ramírez ha recibido hoy de manos del rey Felipe VI el Premio Cervantes, el máximo galardón de las letras en español, en una solemne ceremonia que se celebra desde este mediodía en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares. El escritor nicaragüense Sergio Ramírez ha dedicado el Premio Cervantes que ha recibido de manos del Rey a la memoria de sus compatriotas que en los últimos días han sido asesinados "por salir a la calle a reclamar justicia y democracia".

El escritor nicaragüense, al que acompañan en esta ceremonia de entrega del principal galardón de las letras en español su mujer, sus tres hijos y sus ocho nietos, hablará en su discurso de "lo que le debe" a Cervantes y a su compatriota Rubén Darío, así como del oficio de escritor, según ha adelantado.

A este acto presidido por los Reyes, uno de los centrales del Día del Libro que se celebra hoy, asiste también el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes y representantes de la cultura, la universidad y la política.

CRESPÓN NEGRO POR LOS MUERTOS EN NICARAGUA

Una ceremonia en la que el escritor, a la que ha acudido de chaqué, lucía un lazo negro en la solapa por los sucesos ocurridos durante las protestas en su país, que han causado al menos 27 muertos, según ha explicado a su llegada al Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares. Ramírez ha sido muy madrugador a su llegada a la Universidad, donde han entrado posteriormente su mujer, Tulita, sus tres hijos y sus ocho nietos.

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez ha dedicado el Premio Cervantes que ha recibido de manos del Rey a la memoria de sus compatriotas que en los últimos días han sido asesinados "por salir a la calle a reclamar justicia y democracia". El escritor ha dedicado el premio "a los miles de jóvenes que siguen luchando sin más armas que sus ideales para que Nicaragua vuelva a ser república".

Ramírez ha asegurado hoy en su discurso tras recibir el Premio Cervantes que "no hay nada que pueda y deba ser más libre que la escritura" y que cerrar los ojos ante la realidad de la violencia, el narcotráfico o el exilio es "traicionar el oficio".

El escritor ha considerado que no se puede ignorar la realidad de los "caudillos del narcotráfico", "el exilio permanente de miles de centroamericanos hacia la frontera de Estados Unidos impuesto por la marginación y la miseria, y el tren de la muerte que atraviesa México con su eterno silbido de Bestia herida, y la violencia como la más funesta de nuestra deidades (...).

Ramírez, que ha sostenido que la novela es una conspiración permanente contra las verdades absolutas, ha tenido recuerdos en su discurso para su país, sus abuelos y su madre, que fue la que le enseñó a leer el Quijote, y ha reiterado su admiración por Cervantes y por Rubén Darío, con quienes la lengua española hizo un viaje de "ida y vuelta".

Su nieta Camila ha señalado a Efe que era un día increíble para toda la familia porque de su abuelo han heredado el amor por el arte y por la belleza y siempre han vivido rodeados de escritores y poetas. Camila ha tenido también un recuerdo para Nicaragua, una realidad a la que están muy atentos desde España a pesar de que sea "un día tan feliz para nosotros".

El propio Ramírez ya acudió ayer a una concentración en la madrileña Puerta del Sol para solidarizarse con su pueblo, que ha demostrado "tener la valentía suficiente para protestar para que le devuelvan la libertad y democracia confiscadas".

EL REY ELOGIA SU "COMPROMISO POR IGUAL CON LA LENGUA Y LA CIUDADANÍA"

Felipe VI ha elogiado del escritor nicaragüense Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017, el hecho de que durante su vida, en la que ha combinado la política y las letras, se haya entregado "por igual al compromiso con la lengua y con la ciudadanía".

El Rey ha expresado su admiración por la figura y la trayectoria de Ramírez, el primer literato centroamericano que gana el Cervantes, durante su intervención en la ceremonia de entrega del galardón en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid).

Al comienzo de su intervención, el jefe del Estado ha transmitido la cercanía de España con el pueblo nicaragüense en medio de la ola de protestas contra el Gobierno que preside Daniel Ortega, que han dejado al menos 27 muertos y más de cien heridos. "Don Sergio, en estas horas difíciles, toda España lleva a Nicaragua en su corazón", ha asegurado el Rey al dirigirse al ganador del máximo galardón de las letras hispánicas.

Como "embajador de Cervantes y de la patria de Rubén Darío", Felipe VI ha subrayado que la vida puso muchas veces al que fuera vicepresidente de Nicaragua entre 1985 y 1990 "en la encrucijada de asumir un compromiso político activo o dedicarse a la política".

"Se ha entregado por igual al compromiso con la lengua y con la ciudadanía. De ese modo, en tiempos en que su país lo precisó, dejó las letras para abrazar una causa con la que estuvo altamente comprometido", ha valorado el Monarca.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, que también ha tenido un recuerdo para la situación en Nicaragua, ha asegurado en su discurso que "el español es libertad, desde Cervantes a Sergio Ramírez". "Es una lengua que no tiene dueño, y ahí reside su fortaleza", ha añadido.

Méndez de Vigo ha destacado que Sergio Ramírez es "escritor sobre todas las cosas" y ha considerado erróneo que se dijera del Premio Cervantes que haya tenido "una vida doble: "Primero político, más tarde escritor. Algo desmentido por la fuerza de los hechos".

La escritora brasileña Nélida Piñón, Premio Príncipe de Asturias, ha querido acompañar hoy también a Ramírez por ser uno de sus mejores amigos desde 1970, así como la poeta nicaragüense Gioconda Belli, la escritora Rosa Montero o la viuda de Carlos Fuentes, Silvia Lemus.

El director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, y su antecesor en el cargo, Víctor García de la Concha; el director de la Real Academia, Darío Villanueva, así como la editora de Ramírez, Pilar Reyes, son otras de las personalidades asistentes a la ceremonia.

La ceremonia ha comenzado a las doce del mediodía después de que la Brigada Paracaidista rindiera homenaje a los Reyes a su llegada al Paraninfo, y a la que Doña Letizia asiste con un traje y abrigo rosa claro.